¿En que actividades derrochamos más agua potable? y ¿Qué podemos hacer para revertirlo?

En muchas de las acciones de cada día utilizamos agua de la canilla, agua potable, por ello es fundamental tomar conciencia para cuidar este recurso vital.

El agua es una fuente de vida insustituible y fundamental para el desarrollo de la sociedad. Además de ser esencial, el agua es un recurso agotable y cada vez más escaso a escala mundial.

¿Alguna vez nos preguntamos en qué actividades utilizamos más agua?, cuando limpiamos la casa, cuando nos bañamos, cuando llenamos la pileta, regamos el patio, lavamos los alimentos, estas son algunas de las acciones en donde solemos derrochar agua potable todos los días.

Pero ahora bien, ¿Cuáles son las que generan mas consumo?

Una de las actividades en donde se derrocha mayor cantidad de agua potable es en el recambio de agua de las piletas. En esta época del año, el mantenimiento de las mismas es fundamental para hacer un uso responsable de este recurso vital y evitar el derroche.

Algunas recomendaciones serían darle un adecuado mantenimiento al agua, para lograr una mayor durabilidad de la misma. Para ello existen varios productos que podemos conseguir en cualquier comercio especifico. Cubrir la pileta es otro de los puntos fundamentales.

Una pileta mediana (con medidas aproximadas de 2,70m x 1,60m x 0,65m), contiene unos 2.800 litros de agua; es la cantidad de agua que necesita una persona para cubrir sus necesidades cotidianas durante más de una semana.

Otra de las actividades es el riego desmedido. Una forma de regar que lamentablemente se ha naturalizado es dejar la manguera abierta durante horas y en cualquier momento del día.

Esto genera un importante derroche de agua y muchas veces incluso, lejos de favorecer a nuestras plantas, puede ser contraproducente para ellas por exceso de agua. Además, es recomendable regar a primera hora durante la mañana o bien en horas de la tarde, después de las 6 de la tarde, para evitar la evaporación del agua y facilitar su absorción por plantas y césped.

La pérdida en instalaciones internas domiciliarias, es un problema donde se puede derrochar entre 300 y 700 litros diarios. Por eso es fundamental revisar periódicamente el estado de las canillas y de la cañería interna de la vivienda, con el fin de detectar a tiempo si existen pérdidas, para repararlas cuanto antes.

A continuación compartiremos algunos hábitos que favorecen el cuidado del agua

Prestar atención a pequeñas cosas en nuestra vida cotidiana ayuda a reducir el consumo de agua. Son simples cambios de hábitos que podemos hacer en casa y que contribuyen a contar con agua dulce por mucho más tiempo.

  • Realizar duchas cortas. Se recomienda evitar los baños de inmersión y que las duchas no superen los 5 minutos.
  • Incorporar botón dual en el inodoro. Permiten regular la cantidad de agua necesaria en cada descarga.
  • Cerrar la canilla al lavarse la cara, las manos y los dientes. Podemos ahorrar hasta 10 litros de agua con este pequeño cambio en nuestra rutina.
  • Aprovechar la capacidad del lavarropas. Cada lavado consume entre 40 y 60 litros de agua y electricidad.
  • Observar cómo utilizamos el agua en la cocina. Procurar mantener cerrada la canilla en la limpieza y preparación de alimentos, como así también el lavado de platos.

El cambio debe ser en pequeñas acciones que harán que la vida en un futuro sea mejor para todos. Es importante entender que todo este recurso que derrochamos hoy, será un faltante en el futuro. El cuidado del agua está al alcance de todos.

Cabe destacar que al tratarse de un recurso limitado, su abuso por parte de un usuario o un sector tiene consecuencias para el resto de los consumidores, como menor presión o falta de agua.

Actualización diaria de los casos activos en la comarca del río Colorado
Botón volver arriba
Cerrar