Ambiente

El calor está dejando sin machos las poblaciones de tortugas marinas

Si los huevos se incuban a más de 31 °C, las crías serán hembras.

Las tortugas marinas de Florida se están enfrentando a un desequilibrio de género: científicos sostienen que la reciente ola de calor ha hecho que la arena de algunas playas esté tan caliente que casi todos los ejemplares nacidos en los últimos 4 años sean hembras, informa The Guardian.

La relación del sexo con la temperatura ha sido investigada durante varios años. Los estudios se llevaron a cabo en diferentes países, entre ellos Australia, y no solo con tortugas.

Las tortugas marinas, como algunas otras especies, como los cocodrilos, dependen de la temperatura de los huevos. Las hembras nacen de un entorno más cálido y los machos de uno más frío.

«No tenemos la proporción de macho a hembra necesaria para poder tener sesiones de reproducción exitosas», advirtió Melissa Rosales Rodríguez, cuidadora de tortugas marinas en el recientemente inaugurado hospital de tortugas en el Zoológico de Miami, citada por Reuters.

¿Cómo afecta el cambio climático al sexo de las tortugas?
Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), el sexo de las crías de tortuga se determina después de la fertilización, cuando las hembras entierran sus huevos en la arena para incubarlos antes de salir del cascarón.

Si los huevos se incuban a temperaturas inferiores a 27 °C, las tortugas nacidas serán machos. Si los huevos se incuban a más de 31 °C, serán hembras. Al mismo tiempo, las frecuentes fluctuaciones de temperatura entre estos dos extremos generan la eclosión de tortugas de ambos sexos.

Probablemente, un 10% de machos sea suficiente
Es común que un grupo de nidos de tortugas marinas produzca alrededor del 90% de hembras, y la evidencia sugiere que solo se necesitan unos pocos machos para fertilizar todos los huevos, sugirió al diario Lucy Hawkes, ecologista de la Universidad de Exeter que estudia el fenómeno desde el 2007.

No está claro cuál debería ser el equilibrio de géneros «óptimo», señaló la experta citada por ScienceAlert.

Es posible, por ejemplo, que «tener muchas hembras podría ser una adaptación evolutiva para aumentar la población y evitar que esté en peligro», concluyó Hawker.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar