La muerte no nos avisa. Ahora bien, ¿cómo podemos superar la pérdida de un ser querido?

Todos enfrentamos en algún momento de nuestras vidas un duelo. Un momento inesperado en la mayoría de los casos, donde comúnmente, no sabemos como actuar. A continuación te dejamos algunos consejos, para salir adelante.

La depresión, la tristeza y la desesperación son las primeras sensaciones de un momento inesperado, impensado, en el que necesitamos el acompañamiento de los demás, la presencia de amigos, familiares, para superar ese momento.

¿Por que a mi?… la primer pregunta y una sensación de ira que llega inmediatamente, que descargamos en la persona mas cercana, en los demás. La culpa, la negación. Primeras sensaciones de un doloroso y difícil momento.

A la hora de tener presente a un ser querido Recomendamos: La empresa PorSiempre ofrece guardapelos

Al momento de los funerales y otras tradiciones tenemos que liberarnos y “no guardarnos nada”, expresar nuestras y dejar libre nuestras emociones, buscar apoyo en quienes nos acompañen, sin contener el llanto en caso de que necesitemos llorar. No dejemos nada por hacer, pues sera eso que dejamos lo que en un futuro volver a nuestra mente, “podría haber hecho eso o esto”.

No te preocupes si al escuchar determinadas canciones o hacer determinadas cosas es doloroso porque te trae recuerdos de la persona que perdiste. Es algo totalmente normal que sientas eso. Con el paso del tiempo esa sensación irá desapareciendo.

A muchas personas les hace bien contar la historia de su pérdida o hablar acerca de sus sentimientos. Pero a veces, una persona no tiene ganas de hablar sobre la pérdida de un ser querido y eso también es completamente normal. Tenemos que sentirnos libres de hacer lo que nos haga bien.

Debemos busca maneras de expresar nuestras emociones y pensamientos. Podríamos arrancar por escribir algo, recuerdos, anécdotas, momentos lindos que pasaste con esa persona. Quizás una canción, una poesía, un mensaje.

Otra de las cosas que podemos implementar, ante una perdida, puede ser creando un memorial, plantando un árbol en su nombre, participando de alguna actividad y hacerlo en su nombre, visitar algún lugar en su nombre, colaborar con alguna organización social, ayudar a alguien.

La depresión, la tristeza y la desesperación son las primeras sensaciones de un momento inesperado, impensado, en el que necesitamos el acompañamiento de los demás, la presencia de amigos, familiares, para superar ese momento.

A la hora de tener presente a un ser querido Recomendamos: Urnas funerarias de Por siempre

La única solución, el final de ese dolor llega al momento de la aceptación, de que esa es la realidad y nada podemos hacer para cambiarla. Pero si podemos cambiar nuestra realidad, enfrentando la vida de otra manera, acompañando a los demás, brillando.

La vida nos va preparando permanentemente a perder, perdemos cuando terminamos la escolaridad inicial, perdemos individualmente cuando convivimos con otra persona (nuestra individualidad), cuando se nos va una mascota, todo el tiempo vamos preparándonos para esa realidad que tarde o temprano llegará.

Ante ese vacío, ante ese hueco en nuestra vida, podemos llenarlo de amor, amor para dar, para cambiar nuestro entorno, dándonos nosotros mismos. Dando nuestro tiempo.

Cuando logremos la aceptación de esa realidad, será en ese momento en el que desaparecerá el dolor.

Actualización diaria de los casos activos en la comarca del río Colorado
Botón volver arriba
Cerrar