Ambiente

El final de La Niña: las lluvias promedio volverían en invierno

Nuevos datos indican que se mantendrá la erraticidad del comportamiento del clima para los meses de otoño, aunque con una Niña más debilitada.

Todavía falta un recorrido para el final de la temporada de La Niña, que está provocando extremada erraticidad en el comportamiento del clima en la Argentina. Olas de calor, lluvias por debajo del promedio y expectativas de rendimiento reducidas para el maíz y la soja.

Febrero, respecto a la La Niña, se parecería bastante a lo que sucedió en el mes de enero, con una primera quincena con ausencia de precipitaciones y una recomposición a partir de la segunda etapa del mes. Cabe recordar que este segundo mes del año, de acuerdo a proyecciones previas, sería el punto máximo del fenómeno, luego su intensidad comenzaría a descender.

En líneas generales, para este mes, se esperan condiciones similares a lo que se venía mostrando en los informes previos, con lluvias superiores a lo normal sobre el oeste de Paraguay y gran parte de Bolivia, y con una característica de lluvias inferiores a los promedios sobre toda la región pampeana y gran parte del Litoral.

Por su parte, se mantiene el núcleo de lluvias superior a los parámetros normales sobre Cuyo y el oeste de La Pampa, situación que comenzaría a cambiar a partir de marzo.

Sin la tendencia comenzaría a normalizarse recién a partir del invierno, ya que durante el otoño, seguiría la tendencia de lluvias inferiores a los promedios, aunque perdiendo su intensidad.

De acuerdo a los últimos datos aportados por la Oficina de Meteorología de Australia, un evento maduro de La Niña permanece activo en el Pacífico tropical. Los modelos climáticos sugieren que La Niña 2021-22 está cerca o en su punto máximo, con un regreso a El Niño-Oscilación del Sur (ENSO) neutral probablemente a principios del otoño del Hemisferio Sur. El otoño es la época habitual del año en la que los eventos ENSO decaen y vuelven a ser neutrales.

Los indicadores oceánicos de ENSO continúan mostrando una señal clara de La Niña, con temperaturas superficiales del mar más frías que el promedio en el Pacífico tropical oriental y aguas subterráneas más frías que sustentan las aguas más frías en la superficie. Sin embargo, estas aguas subterráneas más frías continúan disminuyendo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar