PoliticaRío Negro

Se aprobó el presupuesto rionegrino por casi 72.000 millones de pesos

La Legislatura aprobó por mayoría, este viernes, el Presupuesto General de Gastos y Cálculo de Recursos para el 2019 que establece un monto de ingresos y egresos de 72.000 millones de pesos, y que destaca el crecimiento de la obra pública, la continuidad del Plan Castello y el resultado superavitario del presente y el próximo ejercicio fiscal.

El debate de este tema, que se prolongó por más de ocho horas, contó con la presencia de miembros del gabinete provincial, del intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso y de un nutrido grupo de vecinos de la ciudad andina que festejó la aprobación del proyecto que implica obras para esa localidad.

La iniciativa del Poder Ejecutivo y el Paquete Fiscal, fueron tratados de manera conjunta con extensas argumentaciones en las que los legisladores de las diferentes bancadas brindaron su opinión y posturas a favor y en contra de los expedientes en tratamiento, pero que se centraron fundamentalmente en el Presupuesto.

El legislador Rodolfo Cufré (JSRN) abrió el debate señalando que “estamos mostrando al pueblo rionegrino qué es lo que pretende el gobierno provincial con sus políticas públicas en el orden educativo, de la salud, la política social, la obra pública y la seguridad, entre otros, en un marco de absoluta transparencia y teniendo como norte la continuidad de un plan progresista de desarrollo en beneficio del conjunto de la sociedad”.

El miembro informante expresó: “A pesar de que somos todos conscientes de que el contexto socioeconómico y financiero que impacta en todas las regiones del país no es el mejor para intentar seguir creciendo como provincia, creemos que lo peor que podemos hacer es dejarnos llevar por esa realidad y no intentar profundizar en Río Negro el camino del desarrollo”.

“Nuestra Provincia hoy, según todos los indicadores analizados, muestra sus finanzas en forma ordenada, equilibrada y desendeudada, con sanidad fiscal y un presupuesto con crecimiento. Prueba ello que ya desde el 2018 tenemos un presupuesto con superávit”, aseguró Cufré.

“Se ha logrado cumplir con esa meta antes de lo previsto. Vamos a tener ingresos corrientes creciendo por encima de los gastos. Y proponemos estas metas de desarrollo productivo sin tarifazos, sin ajustes, sin sobrecargas impositivas, sin desvinculaciones de personal de la administración pública, tratando de cumplir las metas macrofiscales comprometidas con el Gobierno Nacional, pero priorizando por sobre todo el bienestar de los ciudadanos que representamos”, puntualizó este parlamentario.

Prosiguió asegurando que “la mejor respuesta que debemos darle a quienes confiaron en nuestro gobierno, es mostrando un estado presente y activo. Lo que en este año fue un proceso preparatorio para las obras incluidas en el Plan Castello, durante el 2019 se terminará consolidando como el plan de obras públicas más importante y ambicioso que ha tenido la historia de Río Negro desde su creación”.

Cufré abundó seguidamente en los detalles del “ambicioso plan de obras públicas previstos para el año próximo”, en los aspectos técnicos y los propósitos políticos del Presupuesto para el 2019 y del Paquete Impositivo el cual “no presenta mayores variantes respecto del ejercicio que termina, pero que amplía beneficios impositivos para los contribuyentes cumplidores y da continuidad a las bonificaciones especiales para los pobladores de la Línea Sur”.
El debate

 

Luis Albrieu (FpV): Afirmó que el Presupuesto “aunque desde lo teórico es un plan de gobierno que expresa la voluntad política del Gobierno, desde la práctica es un dibujo o una mera expresión de deseos”, haciendo hincapié y señalando la “subejecución en algunas partidas y en obras anunciadas que no se concretaron en el actual ejercicio”, y por “la discrecionalidad con las que las ejecuta a espaldas de la Legislatura”. Concluyó con que “es más lo que no se hace que lo que se hace”.

En este punto el legislador Alejandro Palmieri (JSRN) pidió la palabra para refutar a su antecesor poniendo en conocimiento de los presentes un informe de la calificadora de riesgo internacional “Standard and Poor’s”, que afirma que la situación de la provincia de Río Negro refleja expectativas optimistas y que registrará un superávit a pesar del deterioro de lo que ocurre en el resto la Argentina, que mantendrá su contención del gasto público, y que prevé para los próximos dos años que las necesidades de financiamiento exterior será limitadas con una tendencia a la disminución de sus deudas, porque mantendrá su situación superavitaria.

Prosiguió el legislador Mario Sababatella (FNyP) indicando que el informe de la calificadora citada por Palmieri “me preocupa más que de lo que me tranquiliza” porque “es cartón pintado” viniendo de una empresa a la que restó toda credibilidad e insistió en la subejecución de las partidas señaladas por Albrieu, en temas como la educación, la salud y el desarrollo social.

Nicolás Rochás (FpV) celebró que “éste será el último presupuesto que envía (el gobernador) Weretilneck y que como ya es habitual se trata de una nueva mentira porque dice que se trata de políticas de Estado pero que en la realidad lo que hace es enterrarnos en deudas que terminarán pagando los rionegrinos, y las próximas administraciones y generaciones de rionegrinos porque ha comprometido hasta nuestros recursos naturales”.

Jorge Ocampos (AFPIR) anticipó su voto afirmativo al proyecto aunque señaló su deseo de que “este Presupuesto tenga muchos menos recortes en la ejecución de las partidas, “como ocurrió durante el presente ejercicio, pero tenemos en cuenta que el Presupuesto, aunque es balanceado, tiene una subejecución del 58% en muchas de sus partidas”.

Jorge Vallazza (FpV). También criticó la falta de ejecución de obras y de otras que fueron ejecutadas parcialmente y señaló que hay áreas que fueron creadas para la contención social y programas como los que debió llevar adelante el Consejo de Prevención de Adicciones cuyos presupuestos fueron ejecutados parcialmente o que tienen “ínfimas asignaciones presupuestarias”.

Raúl Martínez (FpV) centró sus dudas en los montos anunciados para el desarrollo del Plan Castello poniendo énfasis en la falta de previsión para la construcción de planes de viviendas sociales “que han sido anunciadas pero que jamás se realizaron”. Ello “condena a miles de rionegrinos a no poder contar con su vivienda propia, pero también redunda en un perjuicio para los trabajadores de la construcción”, con el consecuente costo social.

Graciela Holtz (FpV) pidió tomar conciencia del valor de la Seguridad, área que en su opinión no contará con fondos suficientes para cubrir la falta de policías, insumos, vehículos, capacitación, infraestructura, asistencia a presos y liberados, seguridad ciudadana y lucha contra el narcotráfico. Entendió que la cifra presupuestada es “sólo una expresión de buenas intenciones que se vienen repitiendo en cada oportunidad” y reclamó políticas más activas, mayores partidas, y la intención de aplicarlas en los hechos.
Elvin Williams (FpV) señaló que Río Negro “no escapa a la situación macroeconómica nacional” y se expresó pesimista sobre las condiciones económicas que se presentarán a futuro tales como la inflación, el valor de la moneda norteamericana y la necesidad de seguir tomando fondos del Fondo Monetario Internacional.

Alejandro Ramos Mejía (FpV) volvió a hacer hincapié sobre la subejecución de partidas, así como en “las promesas incumplidas y las obras pendientes que se comprometió a realizar el Gobierno Nacional y que no se harán”. Afirmó que “éstas son mentiras sistemáticas que se reflejan en el escenario que plantea este nuevo presupuesto”.

Carina Pita (FpV) Centró su análisis en situaciones de la violencia del género y el presupuesto que debía asignarse para ese fin “tal como comprometió el Gobernador en su discurso del 1º de marzo pasado” y el incumplimiento de algunos organismos oficiales vinculados a esta cuestión, por la falta de aplicación y la mala ejecución de las políticas públicas”.

Soraya Yauhar (UCR), a su turno, destacó que el proyecto de Presupuesto llegó de manera oportuna a los legisladores y con tiempo suficiente para el estudio detallado del expediente. Ponderó los beneficios impositivos para la Línea Sur y apuntó que el 57 por ciento de los ingresos provinciales provienen de la coparticipación nacional. Anunció seguidamente su acompañamiento al proyecto de ley y pidió ordenar el gasto público.

En su exposición se refirió a la importancia de las obras que se ejecutarán durante el ejercicio 2019, tales como la pavimentación de las rutas provinciales 6 y 8 y la obra del puente Ñirihuau, que en esencia solucionarán emergencias sanitarias. Pidió a sus pares de todos los bloques que “no incurran en el error de hacer campaña electoral” al oponerse a las necesidades de la gente por votar en contra de un proyecto que financia obras a las que hoy se oponen en Cámara por cuestiones partidarias” pero que luego reclamarán al próximo gobierno.

Javier Iud (FpV) anunció su voto favorable al Presupuesto “lo cual no significa aplaudir a esta gestión”, sino “no escapar a la aprobación de una herramienta necesaria y fundamental para el funcionamiento de todo gobierno”.

Roxana Fernández (JSRN) argumentó que “quien dice una verdad a medias no está haciendo otra cosa que mentir y que “quienes sostienen que no se están haciendo obras deben salir a recorrer la provincia porque o no tienen buenos asesores o les sobra mala intención”.

Leandro Lescano (JSRN) repasó el listado de obras que se están concretando en San Carlos de Bariloche, el estado de avance del Parque Productivo, Tecnológico e Industrial, y la permanente presencia del gobernador de la Provincia en la localidad.
Ariel Rivero (FpV) Se pronunció “a favor del proyecto de Presupuesto y del endeudamiento” argumentando que “quién gana tiene que tomar definiciones” y que para ello “necesita contar con esta herramienta”. Asimismo admitió que Río Negro “necesita inversiones” para poder desarrollarse y que aunque mantiene diferencias con el Gobernador, “nuestra Provincia está mucho mejor que la mayoría de las provincias patagónicas”.

Graciela Valdebenito (JSRN) hizo una evaluación positiva respecto del sistema público sanitario de la provincia; María del Carmen Maldonado (FpV) expresó su voluntad de aprobar el presupuesto en general y el rechazo en particular de algunos de sus artículos; Marcelo Mango (FpV) insistió en el concepto de Presupuesto “de ajuste, recesión y de incremento de la pobreza y la indigencia que nos condiciona en el marco del acuerdo del Gobierno Nacional con el Fondo Monetario”

Ricardo Arroyo (CFK) también aludió a la situación macroeconómica y las políticas de ajuste que se transfiere a los salarios de los empleados estatales y a la obra pública; en tanto que Facundo López (JSRN) apuntó a los logros alcanzados en materia de obra pública “gracias a las políticas fijadas por este Gobierno y a la continuidad del Plan Castello”.

El presidente del FpV, Alejandro Marinao, señaló entre sus principales conceptos que su bloque “votará de manera dividida”, reiteró la existencia de partidas subejecutadas o con montos exiguos “especialmente en rubros vinculados con los sectores más vulnerables”.

Coincidió con sus pares de bancada que se trata de “un presupuesto de ajuste” y cuestionó el “endeudamiento público que implica la aprobación de este presupuesto”.

El presidente del bloque oficialista, Alejandro Palmieri cerró el debate expresando su satisfacción porque “el 2018 concluye con superávit” y por el plan de inversiones en materia de obra pública “por más de 8.000 millones de pesos”, y la continuidad del Plan Castello analizado en el recinto por los demás legisladores de su bancada.

Respondiendo a conceptos de la oposición, sostuvo que “en un año en el que se prevé una inflación del 34 por ciento en los principales servicios que presta el Estado, educación, seguridad, salud y justicia, que crecerán en promedio un 42 por ciento, lo que muestra claramente que estamos frente a un presupuesto de crecimiento y no de ajuste”.

Indicó que cuando “una provincia continente como la nuestra, con un presupuesto de 72 mil millones de pesos y el ojo se pone en cuatro o cinco partidas subejecutadas o en 82 millones de pesos de intereses, que no significan más del 0,1 por ciento de lo presupuestado, si esas son las críticas evidentemente este gobierno ha hecho las cosas bien”.

Palmieri prosiguió: “Se habla de subejecución cuando todavía faltan más dos meses para que concluya el ejercicio fiscal, y el aguinaldo y el bono, y ya hoy están cobrando los docentes y se ha iniciado el cronograma de pagos para todos los estatales”.

Ejemplificó con el caso del IPPV al que el presupuesto pasado le asignó 2.152 millones de los que al 30 de octubre lleva ejecutados 1.920 millones y todavía no ha terminado el año”, y afirmó que en en el presente ejercicio se adjudicó la construcción para 932 viviendas.
Entre sus últimos conceptos se dirigió a los cuarenta y seis legisladores para “que nos acordemos siempre de dónde venimos y acompañen a sus vecinos a tener sus obras”, “a tener madurez institucional, mirar a la gente a la cara y dejar de lado las mezquindades políticas”.

Etiquetas
Notas relacionadas

Publicaciones relacionadas

Cerrar