Familia

«Los niños no están seguros en el ciberespacio»

América Latina es la región con el porcentaje más alto de niños más pequeños en línea, con el 70% de los menores de ocho años conectados. Tres de cuatro niños experimentaron al menos una ciberamenaza.

Hasta el 72 % de los niños que acceden a Internet han encontrado al menos una amenaza cibernética en línea, lo que aumenta al 78 % en el grupo de edad de 16 a 18 años. En general, el 81 % de los niños se conecta a Internet todos los días y el 45 % pasa más de tres horas en Internet a diario.

Las actividades no académicas más frecuentes son mirar algo, jugar o usar las redes sociales, donde a menudo pueden ocurrir estas amenazas cibernéticas. Estos fueron los hallazgos de un reciente informe de Boston Consulting Group (BCG) y el Global Cybersecurity Forum (GCF), titulado: “Por qué los niños no están seguros en el ciberespacio”.

El reporte se basa en una encuesta global a 41.000 padres y niños que usan Internet seis regiones y 24 países, así como en una evaluación de más de 60 organizaciones enfocadas en la protección de los niños en el ciberespacio.

América Latina alberga el porcentaje más alto de niños más pequeños en línea, con el 70% de los niños de ocho años conectados en la región. Le sigue Medio Oriente y África del Norte (MENA) con el 65%, porcentajes mucho más altos en comparación con el 50 % en Asia-Pacífico y el 48% en Europa. Los niños en Latinoamérica y MENA también experimentaron los niveles más altos de amenazas cibernéticas, con un 79 % y un 77 %, respectivamente, que percibieron al menos una de esas amenazas.

“Hasta cuatro de cada cinco niños en línea en América Latina dicen que han sido víctimas de al menos un incidente mientras navegaba por Internet”, explica Marcial González, Managing Director & Partner. “En un entorno en rápido desarrollo como es el ciberespacio, la protección de los menores es crucial. Todos los involucrados en el ecosistema de protección infantil e Internet tienen un papel que desempeñar, desde organizaciones internacionales, reguladores, fuerzas del orden, familias, cuidadores y educadores, hasta las empresas de tecnología del sector privado”, agregó.

El reporte encontró que, mientras que el 83 % de los niños encuestados dijeron que recurrirían a sus padres si fueran amenazados en línea, solo el 39 % de los padres habían sido contactados con inquietudes sobre las amenazas en línea, lo que indica que muchos incidentes siguen sin revelarse.

Además, solo el 41 % de los padres denunciaría a la policía el contenido problemático recibido por sus hijos, y solo el 34 % denunciaría dicho contenido en la escuela de sus hijos. Por otra parte, mientras que las tres cuartas partes de los padres establecen límites en el tiempo que sus hijos pasan en línea, solo el 60 % verifica su actividad en Internet al menos una vez por semana y el 20 % solo lo hace una vez al año.

Cómo las partes interesadas pueden ayudar a proteger a los niños en línea

Sin duda, las actividades de las organizaciones internacionales pueden desempeñar un papel crucial para que los niños estén seguros en el ciberespacio. Pero cualquier esfuerzo por abordar el problema será insuficiente si no involucra a todos los participantes en el ecosistema en línea. Aparte de las organizaciones internacionales, que deberían desempeñar un papel plenario anclando la investigación y la cooperación globales, estos participantes incluyen el sector privado, especialmente las empresas de tecnología y juegos; servicios de apoyo a la infancia y ONG centradas en la seguridad en línea; aplicación de la ley y el sistema judicial; padres y cuidadores; escuelas y sistemas educativos; y, en el centro del ecosistema, los propios niños.

Con base a la extensa investigación, incluida nuestra encuesta y un análisis de las iniciativas existentes y las brechas en el ecosistema de protección infantil, BCG ha presentado una serie de recomendaciones para cada uno de estos actores centrales que podrían servir como punto de partida para una estrategia global.

Empresas tecnológicas y el sector privado. Hemos visto algunos movimientos recientes de compañías tecnológicas globales, como TikTok para usuarios más jóvenes, un programa que brinda a los niños menores de 13 años funciones adicionales de privacidad y seguridad mientras usan el servicio, incluidas restricciones para comentar y publicar contenido. Sin embargo, todavía existe una necesidad urgente de que los gigantes tecnológicos, cuyo hardware y software son los puntos de entrada para los niños en línea, aumenten sus esfuerzos para proteger a los niños. Las empresas de tecnología deberían colaborar más, establecer estándares de la industria y desarrollar soluciones innovadoras para abordar los riesgos. Los mecanismos de seguridad deben integrarse en los productos y servicios que los niños probablemente usarán; Además, el sector privado debe desarrollar sistemas para monitorear e informar públicamente sobre amenazas e incidentes cibernéticos, brindando una mayor transparencia sobre el alcance y los tipos de problemas que enfrentan los niños y,

Aplicación de la ley y sistemas judiciales. Las amenazas del ciberespacio se ven impulsadas por innovaciones tecnológicas vertiginosas que se implementan más rápidamente que las leyes y regulaciones destinadas a vigilarlas. La situación se ve agravada por el hecho de que las amenazas cibernéticas a los niños traspasan las fronteras, y solo existe una cooperación internacional limitada en materia de aplicación de la ley en estos asuntos. Además, la protección de los niños en línea suele tener menos prioridad como problema nacional en los países en desarrollo, ya sea por falta de recursos y financiación o porque otros problemas se consideran más urgentes.

Los marcos de aplicación de la ley existentes deben ampliarse y adoptarse a nivel nacional, y deben actualizarse continuamente para recomendar las mejores prácticas y nuevas tecnologías para vigilar y enjuiciar las amenazas en línea a los niños. Deben desarrollarse nuevos marcos legales nacionales donde todavía no existen; las pequeñas comunidades no pueden abordar el problema por sí solas sin financiamiento nacional, apoyo técnico y equipos de respuesta. Además, las autoridades nacionales encargadas de hacer cumplir la ley deben buscar la cooperación internacional para prevenir y responder mejor a las ciberamenazas, que tienen más probabilidades de ser incidentes transfronterizos que actividades locales.

Servicios de manutención infantil. Solo unos pocos países, como el Reino Unido, EEUU y Australia, cuentan con sistemas maduros para capacitar y educar al personal de manutención infantil en las mejores prácticas para proteger a los niños en línea. En muchos países, las barreras, incluida la falta de conocimiento sobre qué apoyo está disponible y los estigmas que disuaden a los padres y a los niños de siquiera hablar sobre el tema, se interponen en el camino de la prestación de servicios que podrían ayudar a lidiar con las amenazas en línea.

El primer imperativo para los servicios de manutención infantil es mejorar las habilidades de su personal, educándolos sobre las amenazas en línea que enfrentan los niños y cómo vigilarlos. A continuación, estas agencias deben aumentar la conciencia sobre el problema en sus comunidades e informar a los niños y padres sobre el apoyo disponible para abordar, monitorear y reportar amenazas cibernéticas. Como mostró nuestra encuesta, los niños no les cuentan a sus padres con suficiente frecuencia sobre las amenazas cibernéticas que han encontrado, por lo que los servicios de apoyo también deben trabajar para superar de manera proactiva cualquier duda de los niños para hablar libremente sobre tales incidentes.

Escuelas y Sistemas Educativos. Algunos países han adaptado programas educativos y currículos para cubrir habilidades y competencias digitales. Pero incluso estos programas no brindan capacitación tangible ni soluciones a los riesgos en línea: qué son, dónde existen, cómo reaccionar ante ellos y cómo evitarlos. Además, los sistemas educativos no están trabajando con los padres para mantenerlos informados y actualizados sobre las últimas amenazas.

Los módulos de seguridad en línea deben incorporarse en los planes de estudios K-12 en todos los países; Las escuelas también deberían ofrecer sesiones de información para padres, y las campañas de concienciación centradas en las amenazas cibernéticas deberían ser omnipresentes. Igualmente importante, las escuelas deben ofrecer cursos de alfabetización digital para garantizar que los educadores estén actualizados con los últimos desarrollos tecnológicos y la dinámica del riesgo cibernético.

Padres y cuidadores. Los padres no tienen suficiente conciencia de las amenazas que enfrentan los niños en línea. Y la mayoría de los padres carecen del conocimiento, la capacitación y las habilidades con respecto a los mejores métodos y herramientas para proteger a los niños. Al igual que las fuerzas del orden público, los padres tienen dificultades para mantenerse al día con los avances tecnológicos. Y en muchos casos, los padres dudan en mencionar y discutir abiertamente temas delicados con sus hijos.

Con todo esto en mente, educar a los padres sobre estos temas es crucial. Los resultados de la encuesta indicaron claramente que los padres no controlan las actividades en línea de sus hijos con la suficiente atención, ni informan los incidentes a las autoridades con la suficiente frecuencia. Los materiales y las sesiones de capacitación son esenciales para enseñar a los padres sobre las nuevas tecnologías y plataformas a las que acceden sus hijos; sobre los mecanismos de control en línea y las últimas funciones de hardware y software para proteger a los jóvenes usuarios de Internet; y cómo comunicarse mejor con sus hijos sobre el comportamiento y las amenazas en línea. Los padres que encuestamos expresaron interés en recibir dicha información y orientación de sitios web (54 % de los encuestados), las escuelas de sus hijos (49 %) y proveedores de servicios de Internet (44 %).

Es posible que la protección infantil en el ciberespacio no haya recibido toda la atención que merece en los últimos años. Pero el aumento implacable e insidioso en los tipos de amenazas que enfrentan los niños, y en la cantidad de incidentes que han ocurrido, hace que enfrentar el problema sea un imperativo. La encuesta en profundidad de BCG de niños y padres y nuestro análisis del ecosistema de seguridad en línea han intentado cristalizar el alcance del problema y lo que se está haciendo para solucionarlo. A partir de esto, hemos sintetizado un plan de acción inmediato, que incluye:

Mayores esfuerzos para concienciar al público sobre la magnitud del problema y lo que se puede hacer al respecto. Los gigantes tecnológicos tienen la responsabilidad particular de educar a sus usuarios sobre las amenazas cibernéticas para los niños y las características de seguridad disponibles para ellos.
Reglas más estrictas y vigilancia más rigurosa de las actividades en línea potencialmente peligrosas.
Nuevas tecnologías para monitorear y proteger a los niños.
Mejor comunicación sobre el tema y sus implicaciones entre padres, niños, sistemas educativos y organismos internacionales.
Esfuerzos más sólidos por parte de las empresas de tecnología y las plataformas de redes sociales para proteger a los niños que usan sus productos y servicios, incluido el desarrollo continuo de nuevas funciones de seguridad.
Puede parecer mucho para asumir, y, de hecho, lo es. Pero las repercusiones de no tomarse las amenazas cibernéticas contra los niños lo suficientemente en serio o de no enfrentar esas amenazas de manera efectiva, medidas por el costo en la seguridad, la calidad de vida, el desarrollo y la salud de los niños, serían aún más difíciles de aceptar.

Fuente
Ambito.com

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba