AmbienteLa Pampa

Después de 200 años, el aguará guazú regresa a La Pampa

El aguará guazú, la especie más grande de zorro sudamericano, ha reaparecido en la provincia de La Pampa después de dos siglos de ausencia en ese territorio que alguna vez fue su hogar. Esta noticia ha sido recibida con entusiasmo por las autoridades locales y la población, ya que representa una posible oportunidad para el retorno de esta especie en peligro de extinción.

El Museo Provincial de Historia Natural (MPHN) dio a conocer este emocionante avistamiento a través de un video en el que se observa al aguará guazú en un campo del noreste de La Pampa. En este contexto, las autoridades han hecho un llamado a la población para que, en caso de avistar al animal, simplemente lo observen debido a la vulnerabilidad de la especie.

Daniel Pincen, director del MPHN, expresó su alegría por este acontecimiento histórico: «Estamos muy contentos de volver a ver un ejemplar de aguará guazú en nuestra provincia después de tantos años. Es una gran noticia, ojalá que todos podamos colaborar desde nuestro lugar para que la especie pueda volver a establecerse».

Aguará guazú, también conocido como «zorro grande» en guaraní, solía habitar en diversas provincias argentinas, incluyendo Corrientes, Formosa, Chaco, el norte de Santa Fe, Córdoba, este de Santiago del Estero y sur de Misiones. Sin embargo, en la provincia de La Pampa, los registros de esta especie datan del siglo XIX, siendo uno de los últimos informes el del explorador chileno Luis de la Cruz en 1806.

La desaparición del aguará guazú en La Pampa se atribuye a cambios en su hábitat, como la conversión de pastizales en tierras de cultivo, la tala del bosque de caldén para explotación forestal y modificaciones en los cursos de los ríos en Mendoza y San Juan. A pesar de estos desafíos, la especie parece encontrar condiciones propicias para regresar a su antiguo territorio en el noreste de la provincia.

La presencia del aguará guazú en el noreste de La Pampa ha sido informada por los pobladores desde finales de mayo. Aunque aún no se puede determinar el número exacto de individuos en la zona, se especula que podrían ser ejemplares juveniles o adultos que se desplazan desde otras regiones cercanas.

El aguará guazú es un animal emblemático con una coloración rojiza, crin negra, orejas grandes y una forma única de caminar, desplazando sus dos patas de un lado al mismo tiempo. Para algunas culturas nativas, como los tobas y mocovíes, este zorro representa un ser sagrado y espiritual.

Es importante destacar que el aguará guazú está protegido a nivel nacional, y su caza y comercialización están estrictamente prohibidas por la Ley Nacional 22.421 de Conservación de la Fauna. Por lo tanto, se hace un llamado a la comunidad a aprovechar cualquier oportunidad de avistamiento y contemplación de esta hermosa especie, con la esperanza de que su regreso sea el inicio de un proceso de recuperación y conservación en La Pampa.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba