Familia

Cuentos infantiles para desmontar los estereotipos de género

Los cuentos infantiles son una herramienta pedagógica perfecta para conseguir que los pequeños crezcan sin asumir los estereotipos de género.

Hay que educar a las niñas y a los niños en la igualdad. Para eso, es importante desarmar los estereotipos de género, por ejemplo, a través de la literatura infantil.

Los cuentos son un buen recurso pedagógico para transmitir ciertos valores sociales ya que, para los más chicos, los personajes de las historias de ficción son considerados referentes y modelos a seguir e imitar.

Ahora bien ¿Qué son los estereotipos de género?

Para entender cómo desmontar los estereotipos de género, primero, hay que tener en claro el significado de este concepto. Los estereotipos de género se pueden definir como un sistema de creencias, compartidas por una cultura y sociedad, que atribuyen una serie de roles y comportamientos típicos a las mujeres y otros diferentes a los hombres. Es decir, distinguen entre lo que es femenino y lo que es masculino.

Actualmente, se sabe que estas son ideas preconcebidas, simplistas y erróneas. A pesar de ello, se siguen reproduciendo y transmitiendo de generación en generación por medio del proceso de socialización, de modo que muchas niñas y niños interiorizan estos pensamientos desde los primeros años de vida.

Los estereotipos de género se pueden modificar a través de la educación que les damos a las nuevas generaciones. Debemos evitar que los pequeños se encasillen y asuman ciertos rasgos de personalidad, emociones, características físicas, conductas, intereses, habilidades cognitivas, etc., simplemente por el hecho de ser una niña o una niño.

Cuentos infantiles para desmontar los estereotipos de género

Durante años, los cuentos clásicos han ayudado a perpetuar los estereotipos de género, transmitiendo unos mensajes totalmente sexistas pues, en ellos, el hombre es presentado como el aventurero, el valiente, el héroe de la historia, mientras la mujer es representada como un personaje pasivo, que espera que le salven de la malvada madrastra o de algún otro peligro.

Afortunadamente, hoy en día, en el mercado hay muchos cuentos infantiles que permiten romper y desmontar los estereotipos de género, para que las niñas y los niños crezcan creyendo en la igualdad de género.

A continuación te recomendamos algunos de estos cuentos.

  • ¿Las princesas usan botas de montaña? – Este cuento trata sobre una niña muy curiosa y energética que no está segura de ser una auténtica princesa. Esto hace que le plantee muchas dudas a la madre, quien le responde a todas ellas de una forma muy ingeniosa. Esta historia fomenta la aceptación y la confianza en uno mismo.Mamá leyendo a sus hijas libros y cuentos infantiles para desmontar los estereotipos de género.
  • Rosa caramelo – La protagonista de este cuento es Margarita, una elefanta quevive en una sociedad en la que los machos y las hembras son criados de forma muy distinta. Además, ella es la única elefanta del grupo que no tiene la piel de color rosa, lo cual, al principio le preocupa mucho. Pero, cuando sus progenitores dejan de darle importancia a este aspecto, por fin se siente liberada, de manera que consigue abrir el camino hacia la igualdad para sus otras compañeras.
  • Un papá con delantal – La narradora de este cuento es una niña que describe a Amador, un hombre que ayuda a su familia a realizar las tareas del hogar. Ella considera a este señor todo un ídolo. A través de esta historia, los pequeños pueden reflexionar sobre los diferentes roles que, muchas veces, los hombres y las mujeres asumen en el ámbito familiar.
  • Cuentos en verso para niños perversos – Este libro incluye diferentes cuentos clásicos, como el de Blancanieves, Caperucita Roja, Ricitos de Oro, etc. Pero, en este caso, las historias no se parecen a las originales, pues han sido reinventadas.Así, este libro transmite unos mensajes mucho más modernos y apropiados para la época actual.

A través de
Río Colorado Informa
Fuente
Ana Couñago
Etiquetas

Notas Relacionadas

Botón volver arriba