Mundo

Al menos 15 muertos en protestas en Perú tras la salida de Castillo

El gobierno de Ayacucho atribuyó las muertes a la represión del presidente Boluarte en la región.

Las protestas más fuertes tuvieron lugar en la parte sur del país. Al menos 15 personas han muerto en las protestas en todo Perú tras la destitución del presidente Pedro Castillo después de que las autoridades confirmaran siete muertes en la ciudad de Ayacucho tras un decreto de emergencia emitido por el poder ejecutivo del país.

La Dirección Regional de Salud de Ayacucho informó que siete personas murieron y otras 52 resultaron heridas en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad cuando intentaban tomar el Aeropuerto Nacional Alfredo Mendivila Duarte.

El gobierno regional de Ayacucho responsabilizó a la presidenta Dina Boluarti y al ministro del Interior, Cervantes, y al ministro de Defensa, Luis Alberto Otarola, respectivamente, por el hecho ocurrido en su jurisdicción.

“Exigimos a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional del Perú el cese inmediato del uso de armas y de la opresión de nuestro pueblo, y condenamos todo acto de vandalismo”, señaló el medio local RPP en un comunicado. En respuesta, la Policía Nacional del Perú instó a los ayacuchanos a «abstenerse de realizar acciones contrarias al orden democrático».

«Instamos al pueblo de Ayacucho a abstenerse de actividades contrarias a la paz pública y el orden democrático y a no dejarse persuadir por matones y elementos violentos cuyas acciones obligarán a otros a luchar contra la ley y el orden», tuitearon las fuerzas de seguridad. . . Por su parte, Boluarte expresó su más sentido pésame a la familia del fallecido: “Lloramos las lágrimas de la madre de Ayacucho y lloramos el dolor de las familias de todo el país. Hoy, en un día triste y lleno de violencia, volvemos a llorar a los peruanos”. “Expreso mi más sentido pésame a los seres queridos. Reitero mi llamado a la paz”, escribió el vicepresidente Castillo en su cuenta de Twitter.

El número de muertos por las protestas subió a 15 con la confirmación de las autoridades de Ayacucho, aunque la cifra oficial se retrasó, lo que generó incertidumbre sobre la cifra real.

La movilización en Perú comenzó tras la destitución y detención el 7 de diciembre de Castillo, quien previamente había anunciado la disolución del Congreso y la creación de un «gobierno de emergencia». El jueves, un juez concedió la solicitud de los fiscales de encarcelar a Castillo durante 18 meses mientras investigaba su rebelión y conspiración.

Las protestas más fuertes se dieron en el sur, donde cinco aeropuertos (Andavelas, Arequipa, Puno, Cusco y Ayacucho) permanecieron cerrados y miles salieron a las calles. Exigen la libertad de Castillo, la renuncia de su sucesor constitucional, el exvicepresidente Boluarte, el cierre del parlamento y ahora elecciones generales.

En respuesta a las manifestaciones, el gobierno peruano ordenó un estado de emergencia de 30 días en todo el país, lo que permitió que las fuerzas armadas participaran en la seguridad interna. “Exigimos a las Fuerzas Armadas que dejen de inmediato el uso de armas y gases lacrimógenos desde helicópteros”, dijo la Defensoría del Pueblo tras la muerte de Ayacucho.

“Estamos profundamente preocupados por la escalada de violencia en Perú y lamentamos profundamente la muerte de 15 personas”, dijo en Twitter la misión del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en el país.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba