Noticias

Le dan la silla que pidió hace 8 años y la intiman a retirarla

Un adolescente se halla en terapia intensiva a raíz de la deformidad muscular y escoliosis que padece. Su madre alega que en la obra social demoraron 5 años en entregarle la silla que precisaba y que ahora la Justicia la intima a retirarla cuando ya no es lo que precisa el paciente.

Teresa Gisela Márquez se llama la mujer que hizo la denuncia pública. “El fin de esto no es nada malo si no que la jueza me lea; me escuche y venga a ver cómo es esto. Tengo más de 20 años de pruebas y la deformidad del cuerpo de mi hijo es producto de la falta de equipamiento”, sostiene.

La madre se dirige a la jueza federal Eva Parcio de Seleme. “Con el respeto que me merece, quiero decirle que soy la madre del adolescente Santiago Oyarzo, quien tiene un amparo federal firmado por Usted porque la obra social Ados le debe equipamiento del año 2014; equipamiento que ha sido evaluado en el Centro Pilares y por el doctor Turpin en función de darle a Santiago una mejor calidad de vida. Ahora Santiago está en una sala de terapia intensiva peleando por su vida”.

Márquez sostiene que en 2014 su hijo era una persona diferente a la actual, ya que pese a su deformidad muscular y su escoliosis, “Ados tardó 5 años en darle una silla postural, lo cual obligó a mi hijo a estar sentado en una reposera de playa todo ese tiempo. En esa época debimos, con mi hijo mayor, llevar en brazos a Santi a hacer estudios, consultas médicas… a tal punto que Pilares elevó un informe porque el paciente llegó en brazos por falta de silla”.

La madre enumera que a raíz de “infinidades de reclamos, injusticias, humillaciones… tanto maltrato, decidí hacer este descargo. Espero (porque aún tengo fe y muchas esperanzas) que todo esto tenga una buena resolución y que Usted como jueza, mujer y madre, escuche a esta otra madre que tanto tiene para decirle y que Usted, como jueza, haga ejercer la justicia y la verdad”.

Márquez considera que “veo injusta a la Justicia cuando Usted me intima a mí a retirar en un plazo de máximo de 48 horas un equipamiento que no es lo que mi hijo necesita hoy. Lo que nos quieren dar ahora ya no le sirve. Ahora tiene 20 años y su cuerpo es otro; es un equipamiento pedido en 2014 y le comento que el cuerpo de un ser humano, con la discapacidad como la de mi hijo, se deforma en 3 meses”.

Añade que “Ados también le está debiendo una silla de ruedas nuevamente a mi hijo y muchas cosas más que están detalladas en los escritos subidos al amparo de Santiago”.

Y se pregunta: ¿Una madre es intimada en 48 horas a algo que se debe hace años? ¿De qué justicia estamos hablando? ¿Madres que se atan afuera de obras sociales para ser escuchadas? ¿Madres que pelean contra la burocracia? ¿Madres que son humilladas, maltratadas por las obras sociales? ¿Madres que luchamos para que nuestros hijos sigan vivos y puedan tener una mejor calidad de vida? No; eso no es justicia para esas madres con hijos con discapacidad”.

Concluye la carta abierta indicando que “no me voy a cansar de decir que está en pie el amparo federal de mi hijo firmado por usted, quien dice ‘Será justicia’. Y digo ¿qué quiso decir? ¡Será una injusticia! Porque eso es lo que ha pasado y pasa con mi hijo durante años. Espero Usted algún día pueda recibirme y mostrarle la cantidad de pruebas que tengo y así, de una vez, ¡Usted pueda hacer justicia!”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar