Mundo

La OTAN afirma que Rusia representa «la amenaza más significativa»

La organización prometió “intensificar el apoyo político y práctico” a Ucrania mientras lucha contra la invasión de Rusia, aunque Zelenski se queja.

La OTAN declaró a Rusia la “amenaza más significativa y directa” para la paz y la seguridad de sus miembros, cuando la alianza militar se reunió el miércoles para enfrentar lo que su líder, Jens Stoltemberg, calificó como la mayor crisis de seguridad desde la Segunda Guerra Mundial.

En otra de las decisiones del encuentro, la organización prometió “intensificar el apoyo político y práctico” a Ucrania mientras lucha contra la invasión de Rusia. Pero el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, reprendió a la OTAN por no abrazar más plenamente a su asediado país y pidió más armas para derrotar a las fuerzas de Moscú.

“La guerra del presidente (Vladimir) Putin contra Ucrania ha hecho añicos la paz en Europa y ha creado la mayor crisis de seguridad en Europa desde la Segunda Guerra Mundial”, dijo el secretario general Jens Stoltenberg.

La alianza prometió más apoyo a Ucrania, que ya recibió miles de millones en ayuda militar y civil de los países de la OTAN, aunque Zelenski lamentó que la política de puertas abiertas de la OTAN a los nuevos miembros no parece aplicarse a su país.

“La política de puertas abiertas de la OTAN no debería parecerse a los viejos torniquetes del metro de Kiev, que permanecen abiertos pero se cierran cuando te acercas a ellos hasta que pagas. ¿Ucrania no ha pagado lo suficiente?»”, reclamó Zelenski por videoconferencia a los líderes de las 30 naciones de la OTAN reunidas en Madrid .

El líder ucraniano continuó solicitando armamento: “La pregunta es ¿quién sigue? ¿Moldavia? ¿O los países bálticos? ¿O Polonia? La respuesta es: todos. Estamos disuadiendo a Rusia para evitar que nos destruya y los destruya a ustedes”.

Según la agencia Associated Press, la alianza está tratando de lograr un delicado equilibrio, permitiendo que sus países miembros armen a Ucrania sin provocar una confrontación directa entre la OTAN y Rusia, que posee armas nucleares.

Según los tratados de la OTAN, un ataque a cualquier miembro se consideraría un ataque a todos y desencadenaría una respuesta militar de toda la alianza.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden , cuyo país proporciona la mayor parte del poder militar de la OTAN, prometió que la cumbre de Madrid enviaría “un mensaje inequívoco… de que la OTAN es fuerte y unida”.

“Estamos intensificando. Estamos demostrando que la OTAN es más necesaria ahora que nunca”, dijo Biden.

Un problema resuelto

La cumbre comenzó con un problema resuelto, luego de que Turquía acordara el martes levantar su oposición a que Suecia y Finlandia se unieran a la OTAN.

En respuesta a la invasión, las dos naciones nórdicas abandonaron su estatus de no alineados y solicitaron unirse a la OTAN como protección contra una Rusia cada vez más agresiva e impredecible, que comparte una larga frontera con Finlandia.

La OTAN opera por consenso, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazó con bloquear a la pareja nórdica, insistiendo en que cambien su postura sobre los grupos rebeldes kurdos que Turquía considera terroristas.

Después de conversaciones urgentes de alto nivel con los líderes de los tres países, Stoltenberg dijo que el punto muerto se había despejado.

Turquía elogió el acuerdo del martes como un triunfo y dijo que las naciones nórdicas acordaron tomar medidas enérgicas contra los grupos que Ankara considera amenazas a la seguridad nacional, incluido el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, que también es considerado un grupo terrorista por los Estados Unidos.

Invitados

Por primera vez, los líderes de Japón, Australia, Corea del Sur y Nueva Zelanda asistieron a la cumbre como invitados, un reflejo de la creciente importancia de la región de Asia y el Pacífico.

Stoltenberg dijo que China no era el adversario de la OTAN, pero planteaba “desafíos» a sus «valores, intereses y seguridad”.

Biden tenía previsto celebrar una inusual reunión con el primer ministro japonés, Fumio Kishida, y el presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, al margen de la cumbre, centrada en el programa nuclear de Corea del Norte.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar