Noticias

Inicio a la construcción del primer remolcador en Tandanor para la Armada Argentina

Se trata de la primera construcción de un total de doce remolcadores que están proyectados para brindar servicios en las bases y apostaderos navales de nuestro litoral marítimo.

Inicio de la construcción de remolcadores de puerto que serán entregados a la Armada Argentina, los cuales permitirán la recuperación de la capacidad de remolque de puerto propia, otorgando la necesaria libertad de acción que la proyección de los medios navales requiere para el diario cumplimiento de su misión principal, que es la defensa de los intereses de los argentinos en el mar.

Durante la misma se cumplió con la antigua tradición que consiste en la colocación de monedas al pie de la quilla del remolcador TND 26-40.

Este proyecto se lleva adelante gracias al financiamiento del Fondo Nacional de la Defensa (FONDEF), y permitirá mejorar el desempeño de la Armada en los puertos donde opera.

El Presidente del astillero Tandanor destacó la importancia de este hecho histórico para la institución quien expresó: “Sin duda esta realización que hoy vamos a dar comienzo, es en los 140 años de vida de Tandanor, un hecho histórico, que seguramente se suma a todas las gestas que estos trabajadores han llevado adelante durante todos estos años”.

En tanto el Jefe del Estado Mayor General de la Armada, destacó el valor de esta obra para la Armada Argentina, resaltando además las obras que se están llevando adelante en el Astillero y las futuras, con el fin de recuperar capacidades de las unidades navales y expresó: “Este proyecto era un viejo anhelo de la Armada que va a permitirnos recuperar la libertad de acción, respecto al movimiento de nuestras unidades en nuestros muelles, que hasta el día de hoy implicaban una importante erogación de recursos al tener que contratar esos servicios en función de la edad de más de 50 años que tenían nuestros viejos remolcadores”; agradeció al presidente de Tandanor por la rápida comprensión de la necesidad de encarar este proyecto en común y destacó la actitud de cooperación y comprensión que ha habido hacia la Armada a lo largo de este año y medio en que trabajaron juntos.

Destacó también que hizo una recorrida por los buques que se encuentran realizando tareas de recuperación de capacidades; como son los dos avisos clase Neftegaz alistándose para las próximas actividades antárticas y el transporte ARA “Canal Beagle” que se encuentra en recuperación de sus grúas, que permitirá continuar con la ininterrumpida presencia en el Continente Antártico.

Agradeció además, el compromiso de los hombres y mujeres que integran Tandanor, y la posibilidad de contar con esta empresa dentro de la jurisdicción del Ministerio de Defensa, la cual abre un horizonte promisorio en lo que respecta a futuros proyectos de recuperación de capacidades y construcción de unidades.

Para finalizar las alocuciones tomó la palabra el Ministro de Defensa quien subrayó: “Es con gran satisfacción que estoy acá asistiendo a esta actividad tradicional en relación a un buque diseñado y construido completamente por parte de este astillero”.

“En este acto estamos reafirmando el compromiso del presidente Alberto Fernández y de nuestro Ministerio de continuar fortaleciendo el trabajo y la producción de Tandanor y de todo el sector de producción para la Defensa”, destacó el titular de la cartera, quien además expresó que “el FONDEF es una herramienta que nos permite reequipar y modernizar nuestras Fuerzas Armadas”.

Una vez terminadas las alocuciones se dio paso a la tradición naval de la colocación de monedas al pie de quilla por parte del Ministro de Defensa y del presidente de Tandanor, y posteriormente hizo lo propio el Jefe del Estado Mayor General de la Armada. Dando por finalizado el acto.

Remolcadores para la Defensa

El remolcador TND 26-40, fue diseñado íntegramente en el astillero naval Tandanor para el apoyo en maniobras de entrada y salida de buques en sus bases, es de doble propulsión con toberas, hélices de paso fijo y palas de timón. Posee superestructura a proa para alojar y abastecer a 9 tripulantes. El casco, de acero naval, y sus estructuras se encuentran dimensionados para cumplir con los exigentes requerimientos de su trabajo. Está protegido por defensas de goma que absorben los impactos propios de su labor. El tiro por popa lo proporciona a través de un gancho de remolque montado sobre una bita doble de trabajo. En proa posee otra bita doble de trabajo para apoyo de maniobra del buque atendido.

La Armada recibirá un total de siete (7) remolcadores de 40TBP y cinco (5) remolcadores de 10TBP, que serán destinados a las Bases y Apostaderos Navales de nuestro litoral marítimo.

Costumbres Navales

Esta costumbre de la colocación de las monedas proviene de la antigüedad sin tener certeza de su origen, aunque en general se atribuye a los vikingos.

Por otra parte, también se explica como derivación de la costumbre romana de poner una moneda en la boca de los muertos como pago a caronte (el barquero de hades), para cruzar a través de la laguna estigia, y sus aguas del olvido, quedando saldada la contribución del resto de los tripulantes de esa nave.

De cualquier forma, todas las versiones existentes se basan en el pago de un tributo para lograr una navegación en aguas seguras y el deseado regreso a casa.

En la actualidad, se usan en esta ceremonia monedas para dar buena suerte al barco durante su construcción, su vida en activo, y larga vida a su capitán y la tripulación.

Tradicionalmente la colocación de las monedas es realizada por el trabajador más joven del astillero y por el armador.

Etiquetas

Notas Relacionadas

Botón volver arriba