Música

Hoy cumpliría 95 años «El Polaco» Goyeneche

Hoy, en su cumpleaños número 95 las redes se poblaron con los videos en los que su voz aguardentosa y su decir particular hacen suyos tangos como "Afiches", "Naranjo en flor" y "Balada para un loco".

El cantor de la «garganta con arena» que popularizó temas como «Naranjo en flor», «Balada para un loco» y «Chiquilín de Bachín» nació el 29 de enero de 1926 y fue un tanguero que en su su extensa carrera incluyó participaciones en el cine, supo ganarse la admiración y el afecto de exponentes de las nuevas generaciones como Litto Nebbia, Fito Páez y Adriana Varela.

Lo recuerda la hinchada de Platense, el cuadro de fútbol del que supo ser hincha fanático. Lo recuerda el mundo del rock que homenajeó sus tangos con Andrés Calamaro y Ricardo Mollo a la cabeza. Lo recuerdan los vecinos de Saavedra, el barrio que lo vio nacer un 29 de enero de 1926. Por que la voz y la personalidad de Roberto «El Polaco» Goyeneche le permitieron trascender las fronteras del tango y ganarse el cariño y la admiración de los argentinos.

También surgieron mensajes de afecto de artistas, funcionarios y admiradores desconocidos.

En su cumpleaños instalaron la estatua que lo recuerda, que estaba ubicada en un bulevar de Saavedra, en la sede comunal 12 que corresponde al barrio, donde compartirá el espacio con otro vecino ilustre de la zona: Luis Alberto Spinetta.

Dueño de un personalísimo estilo que fue acentuando con los años, Goyenche se inició en 1944 en la orquesta de Raúl Kaplún para pasar pronto a cantar a las órdenes del maestro Horacio Salgán.

Su desempeño más destacado fue con Aníbal Troilo, período que parecía ser el pináculo de su trayectoria.

Sin embargo, se consagró más tarde como solista y el reconocimiento le llegaría en la madurez de su voz para no abandonarlo hasta su muerte, el 27 de agosto de 1994.

Su madre fue lavandera y su padre -que murió a los 26 años- tuvo el tiempo suficiente para componer algunos tangos e incentivar su temprana vocación.

A los 12 años Roberto salió a trabajar y fue oficinista y chofer de colectivos y camiones.

En 1944, a los 18 años, ganó un certamen de voces nuevas organizado por el Club Federal Argentino y entró a la orquesta del violinista Raúl Kaplún.

En 1952 se convirtió en cantor de la orquesta de Horacio Salgán junto al vocalista Angel Díaz, responsable del apodo «Polaco», y en 1956 se suma a la orquesta de Aníbal Troilo, con el que constituyó una «sociedad» de diez años.

Después, el mismo «Pichuco» le aconsejó seguir como solista.»Hasta 1950 era un cantor de orquesta. Cambié mi forma de interpretar cuando me hice solista. Empecé a hacer lo que quería y no lo que marcaba el director», dijo en una entrevista.

Además de sus grabaciones, su estampa quedó inmortalizada en la película «Sur» de Pino Solanas, en cuyo rodaje hizo amistad con Fito Páez. Junto al autor de «El amor después del amor», llegó a los más jóvenes y logró interpretaciones de otros músicos del género.

Etiquetas
Mostrar más

Notas Relacionadas

Botón volver arriba