Noticias

Fue a una fiesta de la Pachamama y lo enterraron vivo en un ataúd como ofrenda

Víctor Hugo Mica Álvarez, de 30 años, denunció que se quedó dormido en una celebración y fue víctima de un sacrificio, pero logró escapar con vida.

Un joven oriundo de El Alto, en Bolivia, denunció que un grupo de personas quiso entregarlo como una ofrenda a la Pachamama. Según su relato, consumió una bebida alcohólica con un compañero, perdió el conocimiento y despertó enterrado dentro de un ataúd cerca del municipio de Achacachi, sin recordar nada.

Víctor Hugo Mica Álvarez, de 30 años, fue a una fiesta el domingo 7 de agosto para celebrar a la Madre Tierra en Villa Victoria, La Paz. Tras consumir el primer vaso de cerveza, perdió la conciencia y desde ese momento no recuerda nada más.

“Lo único que recuerdo es que pensé que estaba en mi cama y me he levantado para ir a orinar, y ya no he podido moverme más”, manifestó el joven.
El lunes por la madrugada Víctor abrió los ojos y se dio cuenta que estaba enterrado en un ataúd, bajo una loza de cemento en una construcción, ubicada en la localidad de Achacachi. El joven hizo fuerza y logró romper el vidrio y parte de la madera, de ese modo habría logrado escapar con vida del lugar.

“Tomé un vaso y después de eso ya no recuerdo, aparecí en un ataúd, enterrado. He roto el vidrio, toda mi mano me he lastimado, apenas he salido”, relató. Cuando pudo escapar, pidió ayuda a un muchacho, quien lo llevó a una estación policial. No obstante, no lo recibieron de buena manera.

“Fui a la Policía y me dijeron que estaba en estado de ebriedad. Vas a venir sano, me dijeron”, completó el hombre, quien se salvó de ser enterrado vivo.
“Estoy todo con barro, no sé porque me hicieron eso, pero creo que me quisieron poner de sullu (sacrificio)”, manifestó Víctor ante las cámaras de la prensa boliviana. En las imágenes se lo pudo ver con varios golpes en la cabeza y uno de sus ojos lastimado, según indicó al escapar le entró arena, y toda su ropa estaba cubierta de barro y restos de cemento.

Álvarez, quien es bailarín de una fraternidad de tobas, señaló que en la zona había una infraestructura a medio construir y, por esa razón, es que asume que lo quisieron utilizar como ofrenda.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar