Policiales

Dos detenidos por el asesinato del nene de 4 años y el ataque a su madre

El bestial asesinato de un pequeño de cuatro años que fue arrojado por un barranco y la brutal golpiza que sufrió su madre, quien también habría sido abusada sexualmente, se produjeron durante la tarde de jueves en la costa de la ría de Puerto Deseado.

Los atacantes fueron dos hombres y la policía detuvo ayer en esa ciudad a uno de los presuntos autores, al allanar un refugio de gente foránea. Un segundo sospechoso fue aprehendido en Caleta Olivia cuando el micro en el que viajaba llegó a la terminal de ómnibus. Ayer por la tarde se realizó una multitudinaria marcha en Puerto Deseado para pedir justicia y en Rosario de la Frontera, donde residían las víctimas.

Poco después de las 18 de ayer, cientos de habitantes de Puerto Deseado marcharon por la calles de esa ciudad portuaria para repudiar el asesinato del niño y el ataque a su madre. Exigieron que el caso sea esclarecido de manera inmediata. Una hora después hubo otra movilización se similares características en la ciudad salteña de Rosario de la Frontera, de la cual la mamá – y su pequeño- había arribado para visitar a otro hijo radicado en la población santacruceña.

El sospechoso arrestado en Puerto Deseado fue ubicado poco antes del mediodía en un antiguo edificio donde hace varios años funcionó un hotel que quedó abandonado y se convirtió en un refugio de gente foránea. La misma está ubicada cerca de la zona céntrica y los vecinos la llaman “La Favela”.

Antes de ello, segun consigna el diario santacruceño El Patagónico, alrededor de las 9.30, otra comisión policial aguardó en la Terminal de Ómnibus de Caleta Olivia la llegada de un micro de la empresa La Unión y retuvo a uno de sus pasajeros cuya fisonomía respondía a uno de los identikit que se tenía de los sujetos buscados. pero además vestía una camisa de color celeste que era otro de los datos que había suministrado el personal que estaba a cargo de las investigaciones en Puerto Deseado.

En principio, las fuentes policiales consultadas indicaron que solo se había identificado a un hombre que podía ser uno de los sospechosos y que el mismo no había quedado detenido.

Sin embargo, poco más tarde se observó un fuerte operativo en el Hospital Zonal donde fue llevado ese individuo, supuestamente para realizarle una revisión médica de rigor, por lo cual se cree que hubo una orden de no alertar a medios informativos ante la posibilidad de que pudiera generase alguna reacción de la comunidad.

Todo se dilucidó a media tarde cuando el ministro de Seguridad de Santa Cruz, Lisandro de la Torre, confirmó que uno de los sospechosos había sido aprehendido en Caleta Olivia, en tanto que el Puerto Deseado continuaban los rastrillajes por la costa de la ría en busca de otros indicios que tuviera relación con brutal episodio.

La mujer M.M.A. había arribado desde Rosario de la Frontera, Salta, hace pocos días a Puerto Deseado para visitar a un hijo de 24 años radicado en esa localidad, que trabaja en un taller de carpintería y antes fue soldado voluntario en el Regimiento de Caballería de Tanques 9.

La mujer llegó con su hijo más pequeño, de solo 4 años y pasado el mediodía del jueves le pidió al mayor que la acerca en vehículo a la costa de la ría para dar un paseo, a unos tres kilómetros de la zona urbana. Allí suele haber presencia de numerosos visitantes, pero ese día estaba desierta debido a la ventosa y fresca tarde.

Repentinamente, de acuerdo a las informaciones que se fueron conociendo, ambos fueron atacados en la playa por dos hombres, uno de los cuales portaba un cuchillo y amenazó a la mujer con matarla junto al pequeño, obligándolas a dirigirse hacia un sector que se denomina Cueva de los Lobos.

Aún no está confirmado si el ataque fue con fines de robo y para violar a la mujer, pero lo concreto es que los golpearon brutalmente y amordazaron a la mujer, a la cual también le ataron las manos con los cordones de las zapatillas del niño.

Ella alcanzó a verles el rostro y uno de los individuos le dijo al otro que tenían que matarla porque no quería volver a estar preso, según el relato que la propia víctima hizo más tarde a la policía.

Contó también que se hizo la muerta para evitar que la siguieran golpeando y cuando se fueron buscó a su pequeño y no lo encontró, sin saber que los desalmados lo habían arrojado por un barranco de varias decenas de metros, donde fue la policía lo hallo sin vida. La mujer también describió lo que recordaba de loa fisonomía de los sujetos. Dijo que uno de ellos tenía el cabello ondulado y el otro presentaba marcas en la cara.

Cuando se repuso, con su rostro y cabeza ensangrentados comenzó a caminar en busca de auxilio y lo hizo unos quinientos metros hasta llegar a instalaciones del autódromo de pista de tierra donde fue auxiliada por un matrimonio que terminaba de regar los árboles de perímetro y dio inmediato aviso a la guardia de la única comisaria de la localidad.

La noticia se fue propagando rápidamente y los individuos comenzaron a ser buscados inmediatamente por los policías locales, mientras iban en camino decenas de efectivos de otras ciudades, además del ministro de Seguridad de la Provincia, estructurándose un impresionante operativo al cual también se sumó personal de la Prefectura Naval y de Gendarmería.

Etiquetas

Notas Relacionadas

Botón volver arriba