Argentina

Diputados aprueba la reforma de Ganancias impulsada por Massa

La Cámara de Diputados de Argentina dio un paso crucial en el proceso de reforma del Impuesto a las Ganancias al aprobar el proyecto presentado por el candidato presidencial de Unión por la Patria y ministro de Economía, Sergio Massa. Esta reforma tiene como objetivo eliminar la cuarta categoría y elevar el piso para el pago de este impuesto a 1.770.000 pesos.

La votación tuvo lugar pasadas las 21.30 y arrojó un resultado de 135 votos a favor, 103 en contra y ninguna abstención. En ese momento trascendental, Sergio Massa se encontraba en los palcos junto a líderes sindicales como Héctor Daer, Pablo Moyano y Carlos Acuña, celebrando la victoria en el recinto.

Los votos a favor provinieron de diversos sectores políticos, incluyendo los oficialistas, el bloque liderado por Javier Milei, el peronismo federal y el Frente de Izquierda, entre otros legisladores de diferentes provincias.

La sesión especial convocada por el oficialismo comenzó a las 13.13, cuando el bloque liderado por Germán Martínez logró reunir el quórum con el apoyo de diputados de la oposición. Durante el debate, los diputados del Frente de Todos hicieron hincapié en el beneficio que esta reforma representa para los trabajadores de altos ingresos que estaban alcanzados por la cuarta categoría. También criticaron a la oposición por haber presentado proyectos similares en el pasado y no haber avanzado con ellos cuando estuvieron en el poder.

Por su parte, la oposición calificó la medida de Massa como «electoralista» y expresó preocupación por sus posibles consecuencias económicas, llegando a advertir sobre una «hiperinflación».

El proyecto de ley de reforma del Impuesto a las Ganancias tiene como objetivo implementar los cambios a partir del año 2024. Entre las principales modificaciones se encuentra la eliminación de la cuarta categoría y la creación de un impuesto cedular que se aplicará solo a ingresos superiores a 15 salarios mínimos mensuales, lo que actualmente equivale a más de 1.770.000 pesos y podría llegar a 2.000.000 de pesos con el ajuste que se debatirá en el Consejo del Salario.

Este nuevo impuesto tendrá una alícuota progresiva que oscilará entre el 27% y el 35%, y se actualizará dos veces al año de acuerdo con el valor del salario mínimo.

En resumen, esta reforma afectará a un reducido porcentaje de contribuyentes, menos del 1% del total de remuneraciones, jubilaciones y pensiones, según cálculos oficiales. Cabe destacar que el proyecto excluye a cargos de alta responsabilidad en empresas, pensiones de privilegio y funcionarios políticos.

Además, se prevé un tratamiento especial para empleados en relación de dependencia, jubilados y pensionados que residen en algunas provincias específicas, como La Pampa, Río Negro, Chubut, Neuquén, Santa Cruz, Tierra del Fuego y el partido bonaerense de Patagones.

Durante el debate en la Cámara de Diputados, se escucharon diversas opiniones. El oficialista Carlos Heller defendió la iniciativa como una forma de que los que más tienen aporten para ayudar a quienes menos tienen. Por otro lado, el opositor Luciano Laspina la calificó como «electoralista» y expresó preocupación por su impacto fiscal.

Javier Milei, candidato de La Libertad Avanza, sorprendió al adelantar su voto a favor, argumentando que cualquier medida que reduzca los impuestos es bienvenida. Consideró que los impuestos son una forma de esclavitud y deben ser eliminados.

El proyecto de reforma también generó tensiones en el recinto, con debates acalorados entre los diputados. Sin embargo, finalmente fue aprobado y avanzará al Senado, donde el oficialismo buscará obtener el respaldo de sus aliados.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba