Ciencia

Descubren una nueva especie de dinosaurio en la Patagonia

Los paleontólogos encontraron el cráneo de un abelisáurido, una especie carnívora que habito la tierra hace aproximadamente unos 85 millones de años.

Se trata de un cráneo de un dinosaurio carnívoro en buen estado de conservación que se hallo en el año 2015. “Es poco frecuente encontrar un cráneo de estos animales porque son muy frágiles. En general se encuentran fragmentos de huesos largos y vértebras. Hallarlo en buen estado de preservación y conservación nos permitió estudiarlo. La morfología de algunos huesos y la falta de cuernos y protuberancias, como solían tener otros dinosaurios de la misma familia, nos permitió determinar, luego de mucho estudio y mucha discusión, que estábamos ante la presencia de una nueva especie”, asegura Ariel Méndez del Instituto Patagónico de Geología y Paleontología (IPGP, CONICET).

¿Por que Llukalkan aliocranianus?

Según informaron los paleontólogos lo llamaron «Llukalkan aliocranianus» una combinación de un termino Mapuche y otro del Latín. Explicaron que Llukalkan significa el que asusta o causa temor y «aliocranianus» hace referencia a un cráneo distinto.

Según precisaron la especie habito la tierra hace unos 85 millones de años, durante el Cretácico Superior. Luego del hallazgo se convocó a una especialista en paleo-neurología e investigadora del CONICET en el Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente (INIBIOMA, CONICET-UNCOMA), Ariana Paulina-Carabajal, quién pudo reconstruir el encéfalo y el oído interno en forma digital en 3D, utilizando tomografías computadas, y reflejar en forma relativa la forma y tamaño del encéfalo y órganos de los sentidos.

Llukalkan se caracteriza por tener tractos y bulbos olfatorios relativamente grandes en relación al resto del cerebro. “Esto indicaría que para estos animales el sentido del olfato habría sido muy importante, más que el de la vista y el oído. En cuanto al sentido de la audición, la lagena (que es la parte encargada de percibir vibraciones y transformarlas en señales que el cerebro interpreta como sonidos) es simple y corta, similar a la presente en la mayoría de los dinosaurios no-avianos y a la de cocodrilos vivientes actuales. Esto sugiere que el rango de percepción de sonidos habría sido similar al de esos reptiles”, describe Paulina-Carabajal.

El Lugar de «La invernada»

En la provincia de Neuquén a unos 50 kilómetros de Rincón de los Sauces, se localiza el área conocida como La invernada. Allí es donde se encontraron los restos de LLukalkan aliocranianus y uno de los lugares con mayor abundancia de abelisáuridos en el mundo. Hasta el momento se han encontrado cinco especímenes diferentes en un radio menor a un kilómetro cuadrado.

tandfonline

Etiquetas

Notas Relacionadas

Botón volver arriba