Noticias

Defendió a su hermanita y fue brutalmente atacada por un pitbull

La adolescente de 18 años no dudó en interponerse entre su hermana de 10 años y dos perros que estaban por atacarla cuando la fue a buscar a la salida del colegio en la ciudad de Caleta Olivia.

Recordó además que mientras el pitbull la tenía agarrada de una pierna, el sharpei la arrastraba para la vereda. El padre de la joven confirmó que recibió amenazas de la dueña de los animales.
El feroz ataque que sufrió Perla Leal, una joven de 18 años de la ciudad de Caleta Olivia, por parte de dos perros con dueño se podría haber evitado.

Ocurrió el 21 de septiembre, cuando la adolescente llegó hasta la Escuela N° 36 minutos antes del mediodía – en el barrio Miramar – para retirar a su hermana de 10 años, pero cuando retornaban hacia su casa, dos perros salieron del patio de una casa – un pitbull y un sharpei y las rodearon. Perla empujó a su hermana menor para evitar que la muerdan a ella.

La joven recordó que mientras el pitbull la tenía agarrada de una pierna, el sharpei la arrastraba para la vereda. “Yo le pegaba patadas para soltarme y salir. La gente me miraba solamente, nadie fue a ayudarme. Le dije a un señor sí me podía ayudar, él le metió una patada al pitbull y ahí me soltó”, contó a El Caletense.

Perla recibió 72 puntos por las mordeduras que recibió en distintas partes del cuerpo y debido a las lesiones en sus piernas, ahora debe usar un andador para poder movilizarse. Javier, el papá de Perla, lamentó la irresponsabilidad por parte de la dueña de los perros, ya que al momento del ataque tenía el portón abierto y pese a que estaba ella allí, no hizo nada para detener a sus perros.

«La otra vez llamó y dijo que si poníamos una denuncia o algo el marido iba a venir a cagarme a cachetadas. Dijo que yo la había amenazado a ella cuando nunca lo hice, lo único fue decirle como no iba a tener atados a sus perros, sabiendo que hay cualquier cantidad de criaturas que salen de la escuela 36», manifestó.

«Lo que le reclamo a la señora es que por lo menos se acerque a traerle los remedios a mi hija y que pague el daño que le hicieron, porque le rompieron la ropa y las zapatillas, que a uno le cuesta comprar. Después que sea un poquito más consciente y ate a sus perros o los haga sacrificar», concluyó.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba