Ciencia

Cómo era aquel vergel mesopomático en el que vivió el gliptodonte hallado en Santiago del Estero

Ante los hallazgos que se hicieron en estos últimos meses en Santiago del Estero, el director provincial de Patrimonio Cultural, Alejandro Yocca, remarcó la "riqueza inusitada, muy singular" de esta provincia "en cuanto a lo arqueológico, histórico y paleontológico".

En ese sentido, explicó que «Santiago del Estero es ‘Madre de Ciudades’ y de alguna forma fue cabecera de la organización del Imperio español en esta zona del Cono Sur por la abundancia de recursos naturales que generaban los ríos Dulce y Salado, que estaban muy a mano en esta llanura Chaqueña Austral».

En esa época, «había gran cantidad de fauna y flora», ya que había «agua en abundancia», y en el período estival «rebasaban los ríos y generaba un ambiente como el Nilo, que permitía extensos territorios riquísimos en pasturas».

Añadió que esto que fue aprovechado por los españoles, antes que por los pueblos nómades, por todos los seres vivos de la fauna prehistórica.

En la visión de Yocca, Santiago del Estero cuenta con «una inusitada riqueza arquelógica y paleontológica».

«En toda la región de los ríos Salado y Dulce -señaló- hubo una gran mesopotamia que era aprovechada por los animales prehistóricos», indicó.

Añadió el funcionario que «también hay materiales de la ocupación humana que se realizó hasta hace 12.000 años, que conformaron comunidades que se dedicaban a la alfarería, agricultura y ganadería; entonces dejaron restos que hoy son los objetos que nos cuentan cómo se vivía en esa época».

Yocca señaló que hasta el momento no se tiene «mucho registro sobre el periodo de los grandes dinosaurios», pero indicó que «al ser una llanura riquísima en vegetación se acercaban los animales de pequeño y gran porte».

«Que uno encuentre más animales tiene que ver con las condiciones del clima», dijo Yocca, lo que ocasiona que algunos restos queden «a la vista» y otros «bajo capas geológicas que no nos permiten llegar a ellos, tales como los descubrimientos que se hicieron recientemente del gliptodonte, el megaterio y otros que tienen que ver con una fauna de gran porte».

«Todo esto se está poniendo en valor porque hay un Estado provincial que brinda más herramientas para trabajar sobre esto y genera las condiciones y las oportunidades para proteger, para poner en valor, para comunicar y para transformar todo este patrimonio cultural que tenemos en recursos que nos permitan vivir mejor y tener mucho orgullo del pasado y su memoria», enfatizó.

Sobre ese aspecto, el funcionario resaltó lo gestionado en estos últimos años en materia de patrimonio cultural, histórico, arqueológico y paleontológico; se refirió especialmente la construcción del Centro Cultural del Bicentenario, que no solo es un espacio de exposición sino también de conservación, ya que tiene equipamiento de control de humedad, de temperaturas e inclusive cuenta con «espacios a los que concurren investigadores no sólo de nuestra universidad (Unse) sino también de La Plata, del Conicet y de Tucumán».

«Los investigadores piden permisos de exploración en nuestra provincia y también llevan muestras para sus laboratorios, y en ese camino de investigación se relacionan con nosotros y generan nuevos conocimientos sobre la prehistoria e historia santiagueña, ya que actualmente hay lugares que están siendo excavados», explicó.

También precisó que se trabaja con la Universidad Nacional de Santiago del Estero (Unse) en la posibilidad de que se abran carreras relacionadas con el patrimonio cultural, tales como arqueología, paleontología y astronomía, «para que haya más santiagueños astrónomos, paleontólogos y arqueólogos que puedan atender a estos objetos y prácticas que tienen un gran valor porque son parte de nuestra riqueza».

«En Santiago podemos encontrar restos de animales marinos más antiguos que los dinosaurios»

Paleontólogos como Raúl Vezzosi (Conicet, Universidad Autónoma de Entre Ríos) muestran entusiasmo en sus exploraciones y en los hallazgos en Santiago del Estero, al considerar que su territorio «tiene mucho más para decir» a través de los restos fósiles.

«Habría que rastrillar la zona de la precordillera, que se encuentra al oeste de la provincia porque sus afloramientos nos van a dar restos fósiles, que no van a ser de dinosaurios, sino de otros animales mucho más antiguos, porque esta precordillera es mucho más antigua que la Cordillera de los Andes», se entusiasmó ante Télam Vezzosi.

«Vamos a encontrar restos de animales marinos mucho más antiguos que están relacionados con lo que serían los antiguos calamares gigantes, también otros conocidos como amonites y otros microorganismos muy minúsculos que se encuentran dentro de las rocas que se los estudian con lupas, que tienen formitas como de gusanos y otros con forma similares a los vegetales», explicó.

En cuanto a encontrar evidencias o registros de dinosaurios, Vezzosi ya en su oportunidad explicó a Télam que «en todo lo que es el centro del país, que conforma lo que conocemos desde la geomorfología como tierras bajas, no podemos precisar que se encuentren restos de dinosaurios».

«Porque lamentablemente -continuó- los afloramientos que se encuentran en la Patagonia, en nuestra Cordilleras de los Andes y en otros sitios del oeste de América del Sur son ambientes muy altos y en esos sitios es donde aparecen restos fósiles de dinosaurios».

«En lo que sería Santiago del Estero, y si nos vamos más hacia el este para la zona de Santa Fe, por ejemplo, no lo podemos encontrar en superficie porque han sido tapados por mucha historia pasada, por millones de años que han sido tapado con tierra de otras unidades geológicas que están arriba», explicó.

Entonces graficó que «si nosotros quisiéramos encontrar un resto de dinosaurio en Santiago del estero tendríamos que hacer una perforación de más de 5 kilómetros para recién toparnos con el afloramiento que podría llegar a tener alguna evidencia, pero que no es seguro».

Fuente
Télam
Etiquetas
Mostrar más

Notas Relacionadas

Botón volver arriba