Salud

14 de Junio – Día Mundial del Donante de Sangre

Tras un año atravesado por la pandemia, la donación de sangre disminuyó un 80%.

Aunque el país cuenta con 412 centros públicos y privados que reciben a quienes donan voluntaria y altruistamente su sangre, la misma no alcanza para cubrir los requerimientos de la población. Mitos y verdades a la hora de donar.

Ocho de cada diez habitantes del país necesitarán, en algún momento de su vida, una transfusión de sangre. Es por esto que es fundamental que haya sangre disponible. Y la primera razón por la que la gente dona es por pedido directo de algún familiar o amigo. Atravesada por la pandemia de Covid-19, la Argentina vio disminuida la capacidad de donantes en un 80%.

“La pandemia trajo aparejadas diferentes razones por las cuales ha bajado la donación de sangre, en algunos casos a niveles muy preocupantes”, advierte la doctora Susana Anhel, jefa bioquímica de la Fundación Swiss Medical.

Entre esas dificultades, se encuentra la imposibilidad o dificultad “para realizar colectas externas en empresas, dada la modalidad de teletrabajo y la restricción de ingreso de personal externo en aquellas empresas que continuaron con la presencialidad reducida de sus empleados”, comenta la bioquímica y agrega, “además, los casos de aislamiento por contagios de Covid + y de sus contactos estrechos, la dificultad de traslado y el temor al contagios hicieron más complejo el panorama”.

La Dra. Anhel destaca que “a fin de corregir esta situación, desde Fundación Swiss Medical comenzamos con acciones promotoras de la donación voluntaria”:

Brindando información permanente mediante todos los medios disponibles: radio, TV, redes sociales, etc sobre los protocolos de cuidado que hemos tomado para preservar la salud de nuestros donantes, basándonos en la bioseguridad, turnos, circuitos de ingreso y egreso separados para evitar cruces entre donantes, donaciones fuera de ámbitos de internación para que no haya contacto entre donantes y pacientes, etc.

Recurriendo a los familiares de los pacientes como “colaboradores de la promoción de la donación”, en la que ellos organizan, con nuestro apoyo y soporte, una colecta en lugares cercanos a su vivienda en clubes, sociedades de fomento, iglesias, etc. y nosotros llevamos todo el personal, equipamiento e insumos. Salir de nuestra “zona de confort” incrementando las distancias al lugar de la donación (hasta 400 km).

Continuando con las colectas en nuestras Clínicas y Sanatorios.

Implementando una red de WhatsApp con todos los donantes que se inscriben como voluntarios, convocándolos ante situaciones críticas.

¿En qué situaciones es indispensable contar con donantes?

A pesar de la suspensión de las cirugías programadas, las internaciones, cirugías de urgencia y las emergencias continuaron. El Banco de Sangre tiene que asegurar la provisión de hemocomponentes (glóbulos rojos, plasma, plaquetas) para que los Servicios de Transfusión tengan el stock necesario para cubrir los requerimientos urgentes. Estos no pueden esperar a que se organice una “colecta”, tienen que estar estudiados y disponibles en el “aquí y ahora”.

“También hay que tener en cuenta la caducidad de los hemocomponentes, que necesita un permanente recambio: glóbulos rojos (35 a 42 días después de extraídos), plasma (12 meses) y las plaquetas tienen validez únicamente dentro de los 5 días posteriores a la donación. Ellas son el gran ‘cuello de botella’ dentro del stock del Banco de Sangre y de los Servicios de Transfusión. Y considerar ciertos receptores especiales, como los recién nacidos prematuros, que deben transfundirse con sangre fresca (no más de 10 días de extraída y en algunos casos no más de 24 hs)”, detalla la Dra. Anhel.

Los eventos que no pueden esperar, aquellos en los que la vida del paciente está en juego o en los que la biología decide (partos) son aquellos para los que tenemos que estar preparados:

  • Cirugías Cardiovasculares, cirugías oncológicas, traumatológicas
  • Accidentados con emergencias hemorrágicas
  • Tratamientos onco hematológicos: leucemias, linfomas, etc
  • Complicaciones obstétricas: embarazo ectópico, acretismo placentario, placenta previa, desprendimiento placentario, Síndrome Hellp y cualquier eventualidad quirúrgica que requiera soporte transfusional.
  • Recién nacidos prematuros, con alguna malformación, transfusiones fetales intrauterinas
    Soporte de pacientes que van a trasplantes

La experiencia de donar

“Yo empecé a donar sangre cuando mi papá estuvo con una enfermedad. Un poco comencé por necesidad. Él se tenía que operar del corazón y necesitaba dadores. Pero después tuvo un accidente cardiovascular y tuvimos que conseguir 28 dadores. Y fue a partir de ese momento que soy donante voluntario” expresó Adrián Giringueli, donante voluntario quien además transmite a la próxima generación la importancia de hacerlo. “Mis dos hijos estaban muy contentos de haber hecho su primera donación de sangre y creo que van a volver cuando nos convoquen. Para nosotros es algo que, si se genera este espacio durante el año, estamos dispuestos a seguir donando” dijo.

“Me parece que hacen una labor superlativa. Nos sentimos muy tenidos en cuenta, muy ponderados. Realmente fue muy lindo el momento que pasamos junto a mis hijos en la última experiencia. Diría que hasta fue divertido, nos sacamos la foto, había desayuno con todo” concluyó Giringueli.

“En nuestro país siempre hace falta la donación. Por ese motivo, todos debemos tener una conciencia real de lo que implica la donación. En algún momento podamos ser nosotros quienes necesitemos esa sangre. Además tener acceso a la información, saber que cada tres meses se puede donar, que con una donación se pueden ayudar a tres personas”, explica Natalia Martín, del equipo People & Culture de la empresa Amadeus, sobre la experiencia de las campañas de donación junto a la Fundación, que lleva seis años en esa organización. En su compañía y entre sus colaboradores, se esparció la buena experiencia de participar. Muchos se convirtieron en donantes regulares, explica.

Mitos sobre la donación voluntaria de sangre

  • La donación engorda: FALSO
  • Una vez que donás tenés que hacerlo siempre: FALSO
  • Mi sangre es demasiado común: FALSO. Es entonces del grupo sanguíneo que más gente tiene y por lo tanto requiere
  • Tomo medicación: FALSO. Hay un listado de medicamentos con los que no se puede donar, pero con la mayoría no hay problemas. Hay listados en las páginas web de los Bancos de Sangre y también de la Dirección Nacional de Sangre que se pueden consultar para ver si son aptos o no, de la misma manera se informa sobre enfermedades preexistentes.
  • Soy diabético: FALSO. Se puede donar si no es insulinodependiente
  • Soy hipertenso: FALSO. Se puede donar si está controlado. La medicación no impide la donación
  • Tuve Covid-19: FALSO. Se puede donar después de los 28 días del alta médica
  • Tuve Hepatitis A: FALSO. Nuestras normas dicen que puede donar si la tuvo antes de los 11 años

“Pero todos estos mitos y cualquier otro que alguna vez hayan escuchado y les produzca temor, pueden evacuarse con un simple llamado telefónico, una consulta vía mail, un ingreso a las páginas web del Ministerio de Salud, Dirección Nacional de Sangre o la de cualquier Banco de Sangre”, concluye Susana Anhel.

Con barbijo, distancia y protocolos la donación de sangre continúa día a día. No lleva más de 45 minutos y es necesaria para muchos otros. Por eso Fundación Swiss Medical llama a la sociedad a #CompartíAlgoMás y donar vida. “La solidaridad se aprende en el hogar! Y se ejerce cada día cuando hacés algo por tu comunidad!”

Este proyecto, es posibles gracias a la contribución de nuestros lectores. Puede realizar su donación voluntaria presionando el siguiente botón.
Etiquetas

Notas Relacionadas

Botón volver arriba