Últimas Noticias

¿Por que está prohibido el cigarrillo electrónico en Argentina?

El cigarrillo electrónico se popularizó como una estrategia para dejar de fumar. Sin embargo es frecuente observar que en lugar de alcanzar resultados exitosos de cesación, los fumadores terminan perpetuando la adicción que se pretende combatir. Incluso -como ya se evidenció en otros países- puede llevar a un aumento en el inicio del consumo en los jóvenes, que después comienzan a fumar cigarrillos comunes.

En Argentina, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) prohíbe desde el año 2011 la importación, distribución, comercialización y la publicidad o cualquier modalidad de promoción del cigarrillo electrónico en todo el territorio nacional, por no presentar seguridad ni eficacia para la cesación. Además, el uso de cigarrillos electrónicos en lugares públicos y laborales está prohibido acorde a la reglamentación de la Ley de Control de Tabaco (Ley Nº 26.687).
Al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la evidencia disponible hasta la fecha muestra que el vapor que liberan no es inocuo ya que contienen nicotina, y otros químicos tóxicos y cancerígenos, afectando la salud de los que utilizan el dispositivo como la de los no fumadores que están expuestos a la nicotina y las sustancias tóxicas de los cigarrillos electrónicos cuando están expuestos al vapor en lugares cerrados. Las partes integrantes del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco promueven su prohibición a nivel mundial.
¿Qué es el cigarrillo electrónico? El cigarrillo electrónico (también llamado e-cig) es un dispositivo que utiliza una pequeña batería para calentar una solución líquida que contiene nicotina, entre otras sustancias, y convertirla en vapor. Su diseño generalmente imita un cigarrillo, un cigarro o una pipa. En general, el aparato contiene un cartucho recambiable o recargable pero también existen dispositivos descartables.
Se observó que en los cigarrillos electrónicos no suelen coincidir los niveles de nicotina declarados con los que realmente contienen los cartuchos. A su vez no hay control en la cantidad de nicotina administrada, a diferencia de otros dispositivos de venta libre, como los parches o chicles que tienen eficacia y seguridad comprobadas para dejar de fumar.
Además, se evidenciaron algunos daños vinculados al uso cigarrillo electrónico como efectos respiratorios agudos, infecciones, inflamaciones, explosiones y quemaduras (especialmente en rostro y manos), irritación y tos, entre otros.
¿Cómo dejar de fumar? Si se ha tomado la decisión de dejar de fumar el Ministerio de Salud de la Nación ofrece algunas estrategias que pueden facilitar este proceso, desde consultorios de cesación tabáquica (en la web www.msal.gob.ar/tabaco se encuentra un listado completo por localidad) con profesionales capacitados para brindar recursos y seguimiento de manera personalizada o grupal, también se puede consultar el Manual de Autoayuda elaborado a partir de recomendaciones y prácticas que ayudaron a otras personas en la cesación tabáquica, y la línea gratuita del Ministerio de Salud de la Nación 0800 999 3040 que ofrece asesoramiento e información para dejar de fumar.
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba