InternacionalesSalud

¿Qué es la Inmunidad de Rebaño?

El mundo es un lugar muy grande, lo cual hace que las enfermedades generalizadas como el coronavirus, sean difíciles de comprender. La vacunación es fundamental en este marco. Te contamos que significa la "Inmunidad de Rebaño".

La inmunidad de rebaño o inmunidad comunitaria ocurre cuando una población se hace inmune a una enfermedad. Ya sea debido a la existencia de una vacuna o por exposición, en la medida en que el porcentaje de personas inmunes va en aumento, la probabilidad de que una persona que es contagiosa se encuentre con e infecte a una persona que no sea inmune, disminuye.

Este es un concepto utilizado para la vacunación, en el que una población puede protegerse de un determinado virus si se alcanza un umbral de vacunación.

La inmunidad colectiva se logra protegiendo a las personas de un virus, no exponiéndolas a él.

Las vacunas entrenan nuestro sistema inmunológico para crear proteínas que combaten las enfermedades, conocidas como «anticuerpos», tal como sucedería cuando nos exponemos a una enfermedad, pero, lo que es más importante, las vacunas funcionan sin enfermarnos. Las personas vacunadas están protegidas de contraer la enfermedad en cuestión y transmitirla, rompiendo cualquier cadena de transmisión.

Con la inmunidad de grupo, la gran mayoría de la población está vacunada, lo que reduce la cantidad total de virus que se puede propagar en toda la población. Como resultado, no todas las personas necesitan estar vacunadas para estar protegidas, lo que ayuda a garantizar que los grupos vulnerables que no pueden vacunarse estén seguros.

El porcentaje de personas que necesitan tener anticuerpos para lograr la inmunidad colectiva contra una enfermedad en particular varía con cada enfermedad. En el caso del coronavirus COVID-19 los especialistas afirman que el porcentaje de población inmunizada debe ser del 70% u 80%.

La OMS afirma que todavía «estamos aprendiendo sobre la inmunidad al COVID-19. La mayoría de las personas que están infectadas con COVID-19 desarrollan una respuesta inmune dentro de las primeras semanas, pero no sabemos qué tan fuerte o duradera es esa respuesta inmune, ni en qué se diferencia para diferentes personas. También ha habido informes de personas infectadas con COVID-19 por segunda vez.»

Hasta no comprender mejor la inmunidad al COVID-19, no será posible saber qué parte de una población es inmune y cuánto tiempo dura esa inmunidad, y mucho menos hacer predicciones futuras.

Aunque las personas mayores y las personas con afecciones subyacentes corren mayor riesgo de sufrir una enfermedad grave y la muerte, no son las únicas en riesgo.

Mientras que la mayoría de las personas infectadas contraen formas leves o moderadas de COVID-19 y algunas no experimentan ninguna enfermedad, muchas enferman gravemente y deben ser ingresadas en el hospital. «Solo estamos comenzando a comprender los impactos a largo plazo en la salud entre las personas que han tenido COVID-19, incluido lo que se describe como ‘COVID prolongado’. La OMS está trabajando con médicos y grupos de pacientes para comprender mejor los efectos a largo plazo de COVID- 19.» Afirman

Inmunidad contra COVID-19

La mayoría de las personas que están infectadas con COVID-19 desarrollan una respuesta inmune dentro de las primeras semanas después de la infección.

La investigación aún está en curso sobre qué tan fuerte es esa protección y cuánto dura. La OMS también está investigando si la fuerza y la duración de la respuesta inmunitaria dependen del tipo de infección que tenga una persona: sin síntomas («asintomática»), leve o grave. Incluso las personas sin síntomas parecen desarrollar una respuesta inmunitaria.

A nivel mundial, los datos de los estudios de seroprevalencia sugieren que menos del 10% de los estudiados han sido infectados, lo que significa que la gran mayoría de la población mundial sigue siendo susceptible a este virus.

Las medidas de distanciamiento físico a gran escala y las restricciones de movimiento, a menudo denominadas «cuarentena», pueden ralentizar la transmisión de COVID-19 al limitar el contacto entre personas.

Sin embargo, estas medidas pueden tener un profundo impacto negativo en las personas, las comunidades y las sociedades al detener la vida social y económica.

La OMS reconoce que, en determinados momentos, algunos países no han tenido más remedio que emitir recomendaciones para quedarse en casa y otras medidas para ganar tiempo.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los gobiernos deben aprovechar al máximo el tiempo adicional otorgado por las medidas de cuarentena, haciendo todo lo posible por desarrollar sus capacidades para detectar, aislar, probar y atender todos los casos; rastrear y poner en cuarentena a todos los contactos; involucrar, empoderar y permitir a las poblaciones impulsar la respuesta social y más.

Etiquetas
Mostrar más

Notas Relacionadas

Botón volver arriba