ArgentinaEconomía

Oficializan medidas para retrotraer a febrero el precio del pan y los fideos

El Gobierno retrotraerá el precio del trigo a los valores de febrero, en el marco de la batería de medidas que se implementarán para contrarrestar la suba del valor de los alimentos. El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, lo anunció hace instantes en una conferencia de prensa.

“Se definió incorporar recursos para subsidiar el precio de la harina en el mercado interno para poder compensar el precio“, precisó, por lo que el producto se conseguirá a los valores de febrero. Remarcó que “el trigo forma parte de la alimentación central”.

En la conferencia, explicó: “Estamos generando un mecanismo para subsidiar, compensar y evitar que este shock (impacte de forma negativa)” y para “garantizar que no va a faltar el pan, la harina y los fideos en la mesa de los argentinos“. “Los precios van a estar igual que antes de este conflicto”, apuntó.

También anunció que se lanzará una “línea de créditos por $8.000 millones a tasa subsidiada para la industria molinera” con el objetivo de que los molinos aceleren la compra de trigo para producir harina pero eviten “un traslado masivo de precios a la mesa de los argentinos”.

El objetivo de esta medida es contener la inflación y su impacto directo será sobre el precio del pan y los fideos secos, que sufrieron aumentos en los últimos días, como consecuencia del aumento del valor internacional del trigo, producto de la guerra en Ucrania.

El Gobierno oficializó el fin de semana la creación del Fondo Estabilizador del Trigo Argentino, cuya finalidad será estabilizar el precio del cereal en niveles prebélicos, al mismo tiempo que fijó un nuevo esquema de derechos de exportación para subproductos de la soja para poder financiarlo. La instrumentación y administración correrá por cuenta exclusiva de la Secretaría de Comercio Interior, la cual “constituirá un fondo de fideicomiso al efecto”, según se informó.

No obstante, la financiación del mismo se obtendrá a partir de lo recaudado tras la quita del diferencial en los derechos de exportación que tributaban los productos industrializados de soja respecto al poroto. Tanto la harina como el aceite de soja, los dos principales productos de exportación del complejo sojero argentino, pasarán a tributar dos puntos más hasta alcanzar el 33%, equiparándose con la alícuota que paga el poroto.

Respecto de los aumentos en góndolas, advirtió que “hubo tensiones” y volverán a reunirse con supermercadistas mañana. “Somos un gobierno de diálogo, pero si vemos que del otro lado no encontramos una respuesta adecuada, y hay excusas o prácticas especulativas, vamos a actuar con el peso de la ley”, había asegurado ayer Kulfas, en la previa al encuentro de hoy con autoridades de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) y la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal).

El funcionario remarcó, en esa ocasión, que “el primer objetivo es estabilizar esta situación que está agudizada por la suba de los costos de las materias primas”, y subrayó que “en las últimas semanas se vieron remarcaciones injustificadas e inaceptables”.
“Se definió incorporar recursos para subsidiar el precio de la harina en el mercado interno para poder compensar el precio“, precisó, por lo que el producto se conseguirá a los valores de febrero. Remarcó que “el trigo forma parte de la alimentación central”.

En la conferencia, explicó: “Estamos generando un mecanismo para subsidiar, compensar y evitar que este shock (impacte de forma negativa)” y para “garantizar que no va a faltar el pan, la harina y los fideos en la mesa de los argentinos“. “Los precios van a estar igual que antes de este conflicto”, apuntó.

También anunció que se lanzará una “línea de créditos por $8.000 millones a tasa subsidiada para la industria molinera” con el objetivo de que los molinos aceleren la compra de trigo para producir harina pero eviten “un traslado masivo de precios a la mesa de los argentinos”.

El objetivo de esta medida es contener la inflación y su impacto directo será sobre el precio del pan y los fideos secos, que sufrieron aumentos en los últimos días, como consecuencia del aumento del valor internacional del trigo, producto de la guerra en Ucrania.

El Gobierno oficializó el fin de semana la creación del Fondo Estabilizador del Trigo Argentino, cuya finalidad será estabilizar el precio del cereal en niveles prebélicos, al mismo tiempo que fijó un nuevo esquema de derechos de exportación para subproductos de la soja para poder financiarlo. La instrumentación y administración correrá por cuenta exclusiva de la Secretaría de Comercio Interior, la cual “constituirá un fondo de fideicomiso al efecto”, según se informó.

No obstante, la financiación del mismo se obtendrá a partir de lo recaudado tras la quita del diferencial en los derechos de exportación que tributaban los productos industrializados de soja respecto al poroto. Tanto la harina como el aceite de soja, los dos principales productos de exportación del complejo sojero argentino, pasarán a tributar dos puntos más hasta alcanzar el 33%, equiparándose con la alícuota que paga el poroto.

Respecto de los aumentos en góndolas, advirtió que “hubo tensiones” y volverán a reunirse con supermercadistas mañana. “Somos un gobierno de diálogo, pero si vemos que del otro lado no encontramos una respuesta adecuada, y hay excusas o prácticas especulativas, vamos a actuar con el peso de la ley”, había asegurado ayer Kulfas, en la previa al encuentro de hoy con autoridades de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) y la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal).

El funcionario remarcó, en esa ocasión, que “el primer objetivo es estabilizar esta situación que está agudizada por la suba de los costos de las materias primas”, y subrayó que “en las últimas semanas se vieron remarcaciones injustificadas e inaceptables”.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar