“Me pidió una piedra y se la alcancé”, confesó el menor detenido por el crimen en Puerto Deseado

El chico de 16 años detenido por el asesinato de Santino y la violación de su madre en Puerto Deseado, confesó ante el juez Oldemar Villa. “Me pidió una piedra y se la alcancé”, dijo con la intención de despegarse de la autoría material del crimen.

El joven también le dijo al juez que al cuerpo del chico “lo dejaron muy cerquita del agua” para que se lo lleve la marea.

El padre del detenido confesó que su hijo “presenció todo, pero no participó” y añadió que “se quedó ahí porque lo amenazaron”. Ahora, el juez debe decidir sobre la imputación definitiva que le hará tras escucharlo en la indagatorio que le realizó el lunes a última hora.

El menor y Omar Alvarado son considerados responsables del ataque sexual y la golpiza a María y del asesinato de su hijo Santino. Los dos vieron cuando María se sacaba una selfie con el pequeño en el lugar conocido como Punta Cavendish, a dos kilómetros del casco urbano de la ciudad. Aún se investiga si el primer objetivo de los atacantes era el robo del celular o si querían abusar de la mujer.

El lugar donde ocurrió el hecho es muy concurrido. Pero el día del ataque había mucho viento y la temperatura no era agradable. Por eso el lugar estaba desierto. La Justicia dejará detenidos a los dos sospechosos mientras la investigación avanza.

María emprendió viaje a Rosario de la Frontera, en Salta para estar junto con su esposo Celso y una de sus hijas. Este martes por la noche partirá en avión hacia Buenos Aires y el miércoles volará a Salta. Luego deberá recorrer 180 kilómetros hasta Rosario de la Frontera donde reside. En los mismos vuelos viajará el féretro que transporta el cuerpo de su pequeño hijo.

Actualización diaria de los casos activos en la comarca del río Colorado
Botón volver arriba
Cerrar