NoticiasSalud

La importancia de un buen colchón para dormir

Dormir bien es esencial para todos, al igual que mantener una vida saludable. Te contamos los beneficios para la salud del sueño. 

El sueño sabemos que es vital para mantener una vida saludable los colchones son una pieza fundamental en la estructura de una buena calidad de vida.

Para todas las personas el descanso es fundamental, para cuidar el cuerpo y rendir al 100%. Este es un componente silencioso que mejora tanto el cuerpo como la mente. 

En medio de una vorágine diaria, la rutina del trabajo y el sedentarismo, dormir bien es fundamental, por ello es sumamente importante buscar un colchón para dormir de buena calidad, porque un buen descanso ayuda a rendir mejor en la vida cotidiana. 

Para los deportistas, los aficionados, los trabajadores, para cualquier persona contar con un buen colchón, es vital. Ya que el sueño es muy importante y es la principal fuente de renovación energética a la que nos enfrentamos cada día.

Una buena noche de sueño es esencial para mantener la salud emocional, mental y física, y en esta época del año, eso puede parecer difícil. Por eso es que te acercamos algunos consejos para tener una noche de sueño reparadora. Los estudios realizados al respecto determinaron que el 50% de la población sufrió o sufre trastornos del sueño durante y después de la pandemia. Hay muchos factores que afectan a la calidad del sueño, además del estrés de la vida cotidiana, entre ellos la luz, la temperatura, la distribución del mobiliario, el espacio, o el ruido ambiental. 

Ya sea la cama para una persona o la cama de matrimonio, debe ser un espacio donde se tenga una posición cómoda para dormir, con espacio suficiente para descansar.

Por eso lo ideal es que cada quien tenga su propio lugar para descansar, así sea en una cama matrimonial, o en una cama más pequeña. Un colchón incómodo o demasiado viejo puede causar dolor de cuello y espalda, puede impedir que la persona duerma y descanse con normalidad. La mala calidad del sueño puede provocar alteraciones metabólicas, problemas cardiovasculares y otras enfermedades crónicas, sin mencionar los efectos masivos que puede tener en el cerebro, desde un rendimiento deficiente en las tareas cotidianas hasta factores de riesgo de accidente cerebrovascular y hemorragia. 

La buena calidad del sueño se asocia con la salud mental y general y proporciona al cuerpo una nutrición de mayor calidad. Como resultado, dormir mejor se traduce en una vida más saludable y sostenible. Por eso, para mejorar el descanso, además de evitar el café, el alcohol y los cigarrillos, es fundamental limitar la ingesta nocturna de alimentos ricos en grasas, azúcar y sal, especialmente en las horas previas a acostarse, porque son estimulantes.

Hay varios factores que inciden en el sueño, como la posición de la cama y los muebles, ya que dependiendo de la disposición de puertas y ventanas, alterar la estructura natural de la habitación puede resultar incómodo. También hay algunas consideraciones importantes. El dormitorio ideal es el más fácil para descansar. Debe ser tranquilo con poca irritación y preferiblemente poca contaminación eléctrica. Para descansar bien, también debe haber oscuridad para que el cuerpo pueda segregar melatonina, una hormona que regula el sueño, porque la luz suprime la producción de melatonina.

Elegir el colchón adecuado puede contribuir a un sueño más reparador. Es necesario considerar propiedades como la rigidez, que mantiene la columna alineada y evita molestias musculares. Además, tenemos que considerar el tipo de material que se ajustará mejor al cuerpo, así como el tamaño adecuado. En cuanto a la cama, para elegir la adecuada conviene evaluar cada modelo en función de factores como el peso, altura y posición para dormir. Hay muchos tipos de camas con diferentes sistemas de barras, firmeza y construcción.

Ahora con todos estos datos, ya sabemos que un buen colchón contribuirá a tener un mejor sueño y por ende una mejor calidad de vida.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba