Mundo

Hace 500 días que los testigos de Jehová no llaman a tu puerta

Esta semana se cumplen 500 días desde que los testigos de Jehová de todo el mundo, entre los que se cuentan más de 160.000 en nuestro país, suspendieron sus actividades presenciales, incluidas sus tradicionales visitas casa por casa.

Muchos lectores recordarán haber atendido un llamado a la puerta y encontrarse con dos #testigosdeJehová. Es probable también que alguna vez los hayan visto en algún espacio público de la ciudad, junto a pequeños exhibidores de revistas. En muchos sitios formaron durante años parte del paisaje urbano. No obstante, todo eso cambió desde que comenzó la pandemia.

¿QUÉ MOTIVÓ TAN IMPORTANTE CAMBIO?

“Ha sido una decisión deliberada que ha tenido como objetivo cuidar la salud de todos y colaborar con las autoridades sanitarias en contener la propagación del virus, dijo Luciano Cardinaletti, portavoz de los Testigos de Jehová. Y agregó: “Como entendemos que, en estos tiempos difíciles, el mensaje de la Biblia puede ser de mucha ayuda, hemos utilizado otros medios para contactar a las personas como mensajes electrónicos, cartas y llamadas telefónicas”. Por ejemplo, algunos Testigos se han comunicado con familiares y amigos distantes, enviándoles enlaces a artículos de su sitio oficial, JW.ORG, que contienen sugerencias para afrontar el aislamiento, la depresión y la fatiga pandémica.

¿VALIÓ LA PENA REINVENTARSE?

Muchos fieles han visto en los métodos alternativos varias ventajas. Por ejemplo, Testigos con movilidad reducida o problemas de salud, hacen llamados para dar ánimo a sus vecinos desde la seguridad de sus hogares. Otros, que disfrutaban mucho de realizar visitas presenciales, han hallado en estos métodos una manera de seguir ocupados en una tarea útil durante el confinamiento. Incluso en zonas con climas extremos, ahora pueden seguir contactando a sus vecinos.
Y aunque para algunos, sobre todo los adultos mayores, supuso un reto adaptarse, en poco tiempo comenzaron a incorporar a su vocabulario conceptos hasta entonces desconocidos, tales como “plataforma virtual”, “compartir un link”, o “conectarse”.

Hasta los niños están haciendo su aporte. Uno de 11 años, de la ciudad de Rosario, decidió escribir con la ayuda de sus padres una cartita con algunos pensamientos de la Biblia para dar ánimo al personal de salud de un centro de vacunación. Este pequeño detalle tuvo un gran impacto en los receptores y su iniciativa rápidamente fue difundida a través de las redes sociales.

A varias personas les ha llamado la atención recibir la llamada de un testigo de Jehová. “Me llamaron para leerme un pasaje de la Biblia. Primero me sorprendió, pero como se presentaron y me explicaron con claridad el motivo, los escuché”, dijo un vecino de la provincia de Jujuy.
En definitiva, para ellos, reinventarse ha dado sus frutos. “Compartir con las personas un mensaje esperanzador ha ayudado a muchos a recuperarse un poco, a sentir cierta tranquilidad en un tiempo de gran desconcierto”, comentó Cardinaletti.

BIENVENIDA LA VIRTUALIDAD

En Argentina más de 30.000 personas han iniciado un curso gratuito de la Biblia el último año, lo que representa un 25% de aumento con relación al año anterior. Además, reportan un aumento de un 30% en la asistencia a sus reuniones semanales, que son transmitidas por videoconferencia desde que comenzó la pandemia.
También han pasado al plano virtual los eventos multitudinarios que realizan desde 1897 de forma ininterrumpida a través de todo el mundo. “La tecnología nos ha permitido seguir con los planes de la convención anual y, al mismo tiempo, cuidar de la salud de todos”, expresó el portavoz nacional. Al igual que en 2020, donde más de 15 millones de personas participaron, en 2021 se está presentando el congreso “Poderosos gracias a la fe” a hogares de 240 países en más de 500 idiomas, incluyendo la Lengua de Señas Argentina. El programa es gratuito y ya está disponible en su sitio oficial JW.ORG.

Datos estadísticos sobre los testigos de Jehová para el año 2021
En el mundo hay 8.695.808 testigos de Jehová distribuidos en 240 países, con 120.387 congregaciones, en lo que se habla en 1.034 idiomas diferentes.

Actualmente en la Argentina hay 161.600 testigos de Jehová en 1979 congregaciones, y su palabra se traduce en  7 idiomas, chorote, pilagá, wichi, toba, romanés, lengua de señas argentina y quichua santiagueño.

Etiquetas

Notas Relacionadas

Botón volver arriba