Ciencia

Encuentran uno de los clavos con los que pudo ser crucificado Jesús

La reliquia estaba en una caja con la inscripción "Jesús es Rey" que había sido escondida en una cámara secreta debajo del edificio en la República Checa.

Un grupo de arqueólogos descubrió recientemente lo que podría ser una de las reliquias más importantes del cristianismo: un supuesto clavo de la cruz de Cristo. El objeto fue hallado en una caja que estaba escondida en una cámara secreta debajo del monasterio de Milevsko, en la República Checa.

Hasta el momento sólo se pudo confirmar que la caja fue construida en algún momento entre el 260 y el 416 d.C., y que estaba rotulada con un cartel de oro de 21 kilates con las iniciales «IR», es decir, «Cristo Rey».

Del clavo sólo se sabe que tiene 15,24 centímetros, pero los investigadores ya están abocados a confirmar su autenticidad, informó el sitio británico Daily Mail.

La agencia nacional de noticias de la República Checa (ČTK) informó sobre el evento viral que aunque aún no se pudo comprobar el origen del clavo su hallazgo es, al menos en ese país, más importante que el del Relicario de San Mauricio, que es una caja de oro que contiene los restos óseos de los santos Mauricio, Apolinario, Timoteo y Juan el Bautista.

No es la primera vez que se produce el hallazgo de los «clavos de la cruz de Cristo» durante una excavación en un monasterio o sitio de relevancia religiosa cristiana por lo que los investigadores en este caso miraron con cautela el peculiar contenido de la caja. Durante la Edad Media era muy común el tráfico de reliquias, tanto falsas como reales.

El monasterio de Milevsko fue construido en 1187 pero en el siglo XV se le agregó una cámara secreta, posiblemente para esconder ahí las reliquias y tesoros de la orden ante un posible saqueo.

En 1420 se produjo el tan temido saqueo, cortesía de los husitas, partidarios de un movimiento dentro del cristianismo que eventualmente se unió a la Reforma de Martín Lutero.

Jiří Šindelář, miembro del equipo de arqueólogos que hizo el descubrimiento, dijo a ČTK que «debido a que los husitas destruyeron el archivo (el monasterio) no había información» sobre la presencia de un clavo de la cruz de Cristo.

Se espera que la caja provea más detalles: está hecha de una madera de alerce que data de entre el 1290 y 1394 d.C., y de un roble que podría ser de 260 o 416 d. C., lo que implicaría que fue reforzada en algún momento de su historia.

Etiquetas

Notas Relacionadas

Botón volver arriba