Internacionales

Coronavirus: un bebé con alta carga viral desconcierta a los científicos

Un bebé que se encuentra internado en el Hospital Nacional de Niños de Washington mantiene en vilo a los profesionales de la salud. Presentó una carga viral 51.418 veces más alta que el promedio de los pacientes pediátricos.

Un caso de coronavirus en el Hospital Nacional de Niños de Washington DC, donde ya son más de 2.000 los niños y niñas que recibieron un tratamiento contra esta enfermedad, mantiene en vilo a investigadores y profesionales de la salud de Estados Unidos.

Se trata de un recién nacido que presentó una carga viral 51.418 veces más alta que el promedio de los demás pacientes pediátricos.

Un equipo de DeBiasi advirtió que la cepa detectada en el bebé tenía su variación en una parte crítica del virus: una modificación en las “espículas”, esas “púas” que le dan ventaja para adherirse a las células receptoras del organismo.

Aunque la especialista reconoció que de un solo caso no es posible extraer ninguna conclusión, el hecho encendió las alarmas en todo el mundo, ya que no sabe si el bebé, que fue tratado en septiembre y luego se recuperó, representa un caso fortuito o una muestra de la potencial peligrosidad de las mutaciones que están surgiendo en distintos países como Reino Unido, Sudáfrica, Brasil y Estados Unidos.

“Si encontramos un paciente con una carga viral exponencialmente alta y además se trata de una nueva variante, lo más probable es que ambos hechos estén relacionados”, lamentó DeBiasi. “Sería demasiada coincidencia (que no fuera así), porque el correlato entre ambos hechos es muy fuerte”, consideró.

La carga viral en la nariz del bebe “es de por sí un dato alarmante y digno de atención”, opinó Jeremy Luban, virólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts. Sin embargo, Luban prefirió no especular al respecto y señaló que la elevada carga viral “puede deberse a la mutación N679S, o simplemente a que el sistema inmunológico del bebé todavía no estaba completamente desarrollado, lo que permitió la replicación descontrolada del virus”.

Durante la administración del expresidente Donald Trump, Estados Unidos hizo pocos esfuerzos para secuenciar y monitorear las nuevas variantes que fueron apareciendo. Recién la semana pasada, la Casa Blanca anunció la inversión de 200 millones de dólares adicionales para la secuenciación genómica y el rastreo de nuevas mutaciones, lo que permitirá analizar 25.000 muestras por semana.

Los expertos y expertas, sin embargo, creen que pasarán algunos meses antes de que ese esfuerzo ayude a comprender el modo en que el virus está cambiando dentro de las fronteras de Estados Unidos. Por eso, hallazgos como el del Hospital Nacional de Niños de Washington DC resultan de vital importancia para determinar la dirección en la que se mueve la pandemia.

No hay evidencias, hasta el momento, de que la variante con la mutación N679S, así como las surgidas en Reino Unido, Sudáfrica y Brasil, sean más peligrosas para los niños, niñas y adolescentes. De hecho, en Estados Unidos, de las 500.000 personas fallecidas por coronavirus solo 270 son niños.

Este proyecto, es posibles gracias a la contribución de nuestros lectores. Puede realizar su donación voluntaria presionando el siguiente botón.
Etiquetas

Notas Relacionadas

Botón volver arriba