Noticias

Consejos para descubrir si tiene una aventura

La mayor preocupación de una persona casada o en cualquier relación estable es que le mientan o le sean infiel. Esa traición de ir por la espalda y meter a otra persona en medio de la relación, es algo que muchos no están dispuestos a aceptar ni perdonar. 

Algo que, aquellos que comparten las ideas de las relaciones abiertas y el poliamor, no pueden entender. Ya que las relaciones sexuales, sean con una compañera del trabajo, un amigo o una escort en Puerto Madryn es algo solo físico para ellos. Lo que realmente valoran es el sentimiento, el amor y el aprecio por la otra persona.

A pesar de que hoy en día, en la sociedad actual se vive en la época de liberalización sexual y amorosa, aún hay un montón de temas que continúan siendo tabú. Se van normalizando poco a poco, pero todavía cuesta.

¿Qué se considera infidelidad? 

Depende de cuán celoso o celosa sea cada persona y el tipo de relación que se tenga, hay una amplia gama de actitudes que pueden considerarse infidelidad. Además de, en lo que la mayoría de personas coinciden, el hecho de tener relaciones sexuales con otra persona.

Otras actitudes o comportamientos tales como: 

  • Ser amigo o mantener el contacto con los ex.
  • Añadir a personas desconocidas a las redes sociales.
  • Ser “demasiado” cariñoso con los amigos.

Pero estos comportamientos… ¿son realmente propios de personas infieles? Y es que hasta hay un programa muy famoso que se llama “Descubriendo infieles” muy popular en la plataforma de Youtube. 

Señales de que es infiel

En las películas y series se establece una imagen muy concreta sobre las relaciones, el amor y la felicidad. Es aquello a lo que las personas se aferran y esperan conseguir en algún momento. Y es cuando creen que serán verdaderamente felices. 

En cambio, cuando realmente se encuentran dentro de la relación y no coincide con lo que esperaban o no les encaja, no entienden por qué. Así que ¿cómo de buenas son las expectativas y la capacidad del ser humano medio para gestionarlas? Muchos encuentran la respuesta en “poner los cuernos” como es conocido popularmente. Y otros tantos con el miedo y la sospecha continua de que su pareja le es infiel.

Es por ello que están pendientes de ciertos comportamientos y actitudes que delatan a la mayoría de aquellos que son infieles. Entre ellas, las más comunes son:

  • Pasar mucho tiempo fuera de casa: el principal motivo puede ser o que esté muy ocupado o que disfrute de ese tiempo con otra persona.
  • Constantemente mirando el teléfono y enviando mensajes ocultando la pantalla a tu vista.
  • Excusas pobres, evasivas ante todas las preguntas que le realizan.
  • Falta de deseo sexual con la pareja habitual.
  • Distanciamiento. Cada vez habla y se comunica menos a la vez que pasa menos tiempo en la vivienda o con la pareja habitual.
  • Comportamientos extraños. Se sobresalta sin motivo aparente, deja de hacer cosas que hacía siempre con asiduidad, se arregla más de lo habitual, ha cambiado de colonia, etc.

¿Quién es más infiel hombres o mujeres?

La tendencia histórica dice que los hombres. Esto es debido al rol de la mujer en la sociedad, ya que los hombres recurrían a la compañía de escorts de Buenos Aires o a algún ligue para satisfacer su apetito sexual. Pero es que estaba tan normalizado que estaba incluso bien visto en la sociedad. O, al menos mejor que en el caso de las mujeres.

Y es que se trata de algo en lo que influyen muchos prejuicios sociales. Porque al final hasta que no se pilla “in fraganti” al infiel es mucho lo que se pueda imaginar o sospechar de la otra persona al ver su comportamiento. Y esto puede estar cogido con pinzas, es decir puede o no ser verdad.

A pesar de que algunos lo utilicen como excusa no hay ninguna razón biológica ni gen que haga a un género más proclive a ser infiel. Aún así es algo que se ha ido sucediendo a lo largo de los años y continúa existiendo.

¿Por qué las personas somos infieles?

Las excusas son varias. Por una parte que se ha acabado el amor, que necesita algo más pero que sigue habiendo amor hacia la persona en sí, pero no hacia la pareja. Que había bebido demasiado, que no es lo que parecía, etcétera.

Y es que con cada género se ha asociado una serie de etiquetas. Que si las mujeres no tienen encuentros de una noche, que si son más de relaciones duraderas o que tienen más facilidad para la monogamia. Mientras que los hombres son los más pasionales y sexuales, que necesitan y son más experimentados en el sexo, son más físicos.

Pero, ¿hasta qué punto esto es verdad? Muchos se han excusado en estos prejuicios sociales para escudar sus infidelidades. Pero no hay una única excusa válida para cuando suceden estas situaciones. Sino que cuando surge el deseo o la oportunidad, en vez de recurrir directamente a los servicios de una profesional como una sexoservidora de Guadalajara, habría que ser conscientes y coherentes con sí mismos y con la pareja. Y si de verdad esa relación no funciona, o no están todas las personas implicadas en el mismo punto, antes que hacer daño a la otra persona, ser conscientes, asumirlo y dejarlo para hacer lo que realmente quiera cada uno.

Fdo.: Deborah Salas

Etiquetas

Notas Relacionadas

Botón volver arriba