Puro Rock Nacional

Se Va el Camello y un nuevo delirio en Niceto

Se Va el Camello es una de las bandas icónicas de la ciudad de La Plata que tiene más de diez años de trayectoria. A lo largo del tiempo fueron forjando y creando sentimientos en una gran cantidad de platenses que se acercaron para vivir en Niceto Club la presentación de Círculo Eléctrico, el disco sucesor de Latiendo de Más (2014).

Por Trinidad Mosqueira – El acontecimiento inició con un fumigador que hizo las veces de narrador y presentador para lo que vendría, entre sucesos artísticos que anticipaban lo musical. “Buenas noches a todos y todas, sean bienvenidos al circo” fueron las palabras que se hilvanaron para que los relámpagos y las diapositivas dieran la recepción inicial sobre tablas a la banda que inició con el corte de difusión “Maratón suicida” y “Oxidar sin miedo”.

Una vez superados el shock inicial y la tormenta que azuzaba desde la calle, el cantante Tomás Rusconi tomó el micrófono y dio la bienvenida al público presente. “Sobre las cuerdas” tomaba la posta para dar lugar a los temas anteriores entre una combinación de luces rosas y rojas que copaban el escenario. “Estuvimos esperando mucho esta fecha. Mal clima… por suerte no opacó esto, así que muchas gracias a todos por estar acá” continuó la voz de Se Va el Camello antes de “Narcotizás” y la figura observadora de un ojo en pantalla.

El primer clásico en la noche palermitana fue “Murga”, que retumbó con fuerza gracias a una potente versión con sonido más rockero que la original. Los estrenos se intercalaron con los viejitos de Las Luces del Alba (2012) en la seguidilla “Naufragio”, “De uno más”, “Sin final” y “La calle es el refugio”. La seguidilla fue una muestra de la diversidad que le dio historia a los platenses, con distintos recovecos estilísticos explorados y con apuestas mayores que combinaban proyecciones narrativas y luces que se acoplaron con gran calidad a los sonidos parejos y prolijos de los músicos.

En esta noche especial también tuvo lugar un segmento acústico que se presentó con diapositivas de un tren circulando que iniciaron el breve espacio de “Amores en curda” y “De sangre fría”. La respuesta no tardó en llegar y una gran cantidad de aplausos junto al cántico “vamo’ los camé” brotó desde el suelo, un grito que acompaña a Se Va el Camello desde sus inicios y que fue el pie ideal para que comenzara “Quiebra otro día”.

La última parte devolvería la preponderancia a los nuevos temas con “No hay averno”, “Desencuentro” y “Fuera de fase”, sólo matizados por “Presente en el tiempo”. El mayor hit de la banda marcaría el quiebre hacia el set final. El multicoreado “Diagonales” fue el punto más alto de la noche, con saltos, agites y bailes de personas de todas las edades y que permitió lucirse al saxofonista sobre el cierre.

Con las canciones que pondrían el broche en Niceto se fundieron anuncios de las fechas que realizarán sus bandas amigas de Vencejos y Don Lunfardo en las próximas semanas, además de un breve pero sentido discurso de Rusconi en el que manifestó que “muchos shows se están bajando, está jodido y hay que recortar en entretenimiento, gracias por estar acá” y la respuesta de la gente con la canción contra el presidente Mauricio Macri. “El día de la oscuridad”, “Cielo negro” y “De otro amanecer” dejaron el camino allanado para el final.

Seguilos en su canal oficial de YouTube

Así fue como el cierre definitivo llegó con “Grito” y su inicio en versión tanguera para rematarla con el gran rocanrol que la identifica. “Muchísimas gracias a todos, esto fue el Círculo Eléctrico” fue lo último que se pronunció desde el micrófono central y lo que marcó el fin de un show importante como suceso para la banda, en la que la tormenta no frenó el sentir de los fanáticos que se acercaron, principalmente desde La Plata.

(rockandball)

Etiquetas
Notas relacionadas

Publicaciones relacionadas

Cerrar