Puro Rock Nacional

Nora Lezano: mi vida con ellos

La mujer que retrató como nadie el rock argentino de los últimos 25 años llega a Neuquén con “FAN”, la muestra con lo más destacado de su trabajo. Podrá verse en la Sala Saraco.

Por Juan Mocciaro – En el primer rollo de fotos que Nora Lezano sacó en su vida hay flores, hay perros y está Richard Coleman. Fue en 1990. Ella cruzaba la ciudad de Buenos Aires, en colectivo, rumbo a un curso de fotografía, cuando vio que el músico se metía debajo de una cabina de teléfono público. Se bajó de inmediato, corrió y le pidió a Coleman si podía fotografiarlo. Le dijo que sí. Fue su primera foto de un músico de rock. Le siguieron miles a lo largo de 25 años de trabajo retratando al rock argentino como nadie pudo hacerlo hasta hoy. En 2015, le propusieron organizar una muestra de todo aquello y lo que resultó entonces fue “FAN”, una retrospectiva de 400 fotos estrenada en su momento en el Centro Cultural Recoleta. Esa muestra, en versión reducida por cuestión de espacio, podrá verse desde el próximo viernes en la Sala de Arte Emilio Saraco de Neuquén (ver aparte).

Algo interesante ocurre con aquella foto de Richard Coleman. Por alguna razón, acaso misteriosa, guarda el sentido y el espíritu que la propia Nora Lezano decidió darle a “FAN”, la muestra con la busca cerrar esa intensa y extraordinaria parte de su vida como testigo privilegiada, ella y su cámara fotográfica, de la vida de los protagonistas del rock argentino y más allá. En aquella foto, decíamos, Coleman asoma de la cabina telefónica como un tipo común en un momento cualquiera de su vida cotidiana. Pero aun así, es Coleman. Las fotos que componen la muestra nos revelan a Charly García, Fito Páez, Gustavo Cerati y tantos otros en circunstancias íntimas, incluso fantásticamente ocasionales y lejos del escenario, como sólo ella, Nora, pudo hacerlo.

En una entrevista telefónica con “Río Negro”, pocos días antes de viajar a Neuquén nos contó acerca del sentido de la muestra y de cómo, según supone ella, logró que sus ídolos de la adolescencia se muestren ante ella como no lo hicieron ante nadie con una cámara fotográfica en la mano.

Charly x Nora. Una imagen fuera de protocolo que evidencia la intimidad entre Lezano y el artista.

P- Cuando un artista decide mostrar su trabajo, decide qué mostrar de él también y le interesa qué ve el otro ¿Cómo resolviste qué mostrar en “FAN”?

R- Yo sentí hace unos años la necesidad de sacar todo esto. Fueron muchos años de retratar músicos. En 2015, cuando inauguró esta muestra ya hacía 25 años que yo estaba retratando músicos y siempre había hecho cosas muy chiquitas. Me propusieron esto y dije “bueno, es el momento”. Y sí, fue difícil. Yo, desde un primer momento, quise mostrar sobre todo mi vínculo con esos músicos. Hay pocas fotos en vivo, hay situaciones más íntimas donde el visitante puede intentar imaginar qué está ocurriendo ahí. Creo que las fotos pueden transmitir ese vínculo o confianza con esos músicos. Es evidente una entrega de parte de ellos hacía mi presencia y mi trabajo fotográfico, sobre todo porque se trata de gente bastante difícil de fotografiar, con un ego importante.

P- Un criterio fue el de mostrar poco escenario, poco vivo.

R- Exactamente. Y verlos de otra forma también, situaciones en las que yo los veía y en las que yo los quería ver. Iba a los recitales, sacaba fotos, pero también les sacaba fotos en sus cumpleaños, con sus hijos. Entonces, de lo que trata “FAN” es de mostrar eso que yo veía en esas situaciones. Nunca hay naturalidad cuando hay una cámara de fotos. Pero sí, se trata de mostrar cierta frescura en la cotidianeidad de los músicos.

Gustavo x Nora. Una de las fotografías que mejor retrató a Cerati.

P- Situaciones donde vos decidís clickear y captar momentos espontáneos.

R- Exactamente. O situaciones de estudio, fotos para un disco, pero que en un momento son fotos diferentes también sobre lo que en ese momento sucede. Hay momentos de las dos partes en que los captás más vulnerables y decís “tack! Es ahora”, no? Lo ves como mirando para abajo, situaciones que no estás acostumbrada a ver en esos tipos. Yo estoy siempre atenta (risas) Lo que es lindo es que me dejan. Tengo fotografiadas situaciones que nunca se mostrarían. Tampoco hay que fotografiar todo. Yo nunca rompí ningún vínculo por la angurria de querer una foto más. Hay que saber cuándo bajar la cámara.

P- Tu nombre siempre se lo relaciona con “la fotógrafa del rock”. ¿Cómo te llevás con ese rótulo?

R- Reduce mi trabajo, lo reduce un montón, pero es una realidad. Durante muchos años mis ojos tuvieron ese foco, es la parte más conocida de mi laburo, pero tengo mundos y mundos también. No sólo de fotografías, también hay dibujos, cosas plásticas. Vengo de ser parte de la inauguración de una muestra colectiva donde presenté dos obras plásticas. Busco empezar a correrme porque todo tiene sus etapas y se cierran ciclos.

P- Bajaste con el tema de la fotografía?

R- Sí, bajé, bajé. Sigo viendo a Charly, a Fito… Hago fotos para músicos, de hecho estoy con toda esta movida indie. Hice fotos para Mi Amigo Invencible, para Francisca y los Exploradores. Le hice fotos a Simón Poxyran.

Objetos. Parte de la vida del artista en una púa usada.

P- ¿Cómo notás que cambió la escena a partir de esto que llamamos indie respecto de aquella escena más clásica del rock argentino?

R- Estuve bastantes años casi sin escuchar música, mucho silencio en mi casa. Y ahora que estoy empezando a salir está re bueno. Hay cosas nuevas muy hermosas.

P- ¿Crees que la escena actual puede instalar una estética como aquella que retrataste en los 90 y los 2000?

R- Sí, sí. No tengo dudas. Y en lo estético también. La estética de Mi Amigo Invencible me encanta, tiene un estilo despreocupado, salen a tocar en shorts, así nomás y ¡son unos músicos de puta madre!

P- Esta nueva escena es menos personalista respecto de la escena que vos fotografiaste. No hay figuras fuertes, es más grupal, colectiva la cosa.

R- Exactamente, y está buenísimo que no haya líderes, que la banda sea el todo, ¿no?

P- ¿Cómo ves la presencia de la foto de rock en tiempos en que las revistas ya no juegan fuerte, el póster ya no funciona como esa imagen cautivante.

R- Por un lado es una pena porque fui una gran consumidora de pósters (risa), pero todo va cambiando. Ahora hay nuevos formatos y un abuso de eso, mucha cantidad y poca cosa profunda. Tenemos que meter profundidades a esos kilómetros de fotos al pedo. Es como una responsabilidad.

Las bandas de abajo del escenario, otra de las imágenes que son parte de “FAN”.

P- ¿Cuál creés que fue tu secreto para lograr esa intimidad con los músicos?

R- Yo tuve que dejar cosas ahí (risas), ser honestos en el trato con el otro. Siempre los traté como un par por más que hayan sido mis artistas admirados. Mis carpetas del colegio estaban forradas con sus caras, los pósters de mi cuarto, me rateaba del colegio y me paraba en la puerta de la casa de Cerati… Después, al verlos decís “es igual que yo”. Es ponerlos a ellos en mi lugar y yo en el lugar de ellos. A partir de ahí flashearon con eso y con que una mujer encima también, ¿no? se plantara y les dijera que esto no o esto sí y yo temblando por dentro (risas).

P- ¿Qué músico de afuera tu hubiera gustado?

R- A John Lennon me hubiera gustado conocer.

Biografía breve De una fotógrafa

  • Nora Lezano (Buenos Aires, 1970), fotógrafa y artista visual. Comienza a desarrollar su trabajo en la década del 90. Sus retratos de músicos constituyen lo más representativo de su obra. Realizó fotos de tapa de numerosos discos, tanto de intérpretes de rock como de otros géneros musicales.
  • Trabajó en colaboración artística como fotógrafa, directora, iluminadora y videasta para diversos proyectos performativos, de artes visuales y cinematográficos. Dirigió videoclips de Iván Noble, Acorazado Potemkin, Francisco Bochatón y Rocco Posca.
  • En moda hizo campañas para Ona Saez, María Cher, Chocolate, The Beautiful Ones, Saverio Di Ricci, Levi’s, Ver, Complot, Trosman y Puma.
  • FAN, la retrospectiva de sus años en el rock, se presentó en la Sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta, en el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (MACRO), en el Museo de Arte Contemporáneo de Mar del Plata (MAR), y en versiones reducidas en el Museo Pompeo Boggio de Chivilcoy, en la Biblioteca del Congreso Nacional, en la Casa de la Cultura de Entre Ríos, en Paraná, en el Centro Cultural Municipal San José, de Olavarría y en la Sala de Arte Emilio Saraco de Neuquén.
  • En julio de 2017, en el Palais de Glace, presentó junto a las fotógrafas Andy Cherniavsky e Hilda Lizarazu la muestra “Los ángeles de Charly”, organizada por el Ministerio de Cultura de la Nación, festejando la obra del músico Charly García.
  • Su obra fotográfica se ha publicado en importantes medios gráficos tanto de la Argentina como del exterior. Desde el año 1996 ilustra el suplemento cultural “RADAR” del diario “Página/12”.

Etiquetas
Notas relacionadas

Publicaciones relacionadas

Cerrar