La PampaLocales

La Adela, el destino turístico más elegido

"Tuvimos una ocupación total de cabañas todos los fines de semana de enero y febrero. La inmensa mayoría fueron turistas pampeanos que se quedaron más de dos noches y escogieron La Adela como destino. Nos preparamos muy bien para que se cumplieran los protocolos y las condiciones de prevención, y ha resultado una temporada muy buena", informaron desde el municipio.

Ahora se preparan para recibir a los visitantes que cada Semana llegan al tradicional Vía Crucis. «Tratamos de promover emprendimientos privados que incrementen nuestros atractivos turísticos y generen mano de obra. Y está funcionando. En los últimos 3 ó 4 años hemos mantenido un flujo creciente de turistas que pasan al menos una noche, la mayoría pampeanos. Aunque también vienen de Río Negro, Mendoza, Buenos Aires y otras provincias, nos enfocamos en La Pampa, todavía hay muchos comprovincianos» que nunca visitaron La Adela.

Unos 280 kilómetros al suroeste de Santa Rosa, entre bardas y sobre la ribera del río Colorado, viene consolidándose como destino turístico. «Hace unos 12 años el único alojamiento eran 25 camas del Automóvil Club. Este año superamos las 320 plazas, en hosterías, hoteles, cabañas, moteles. También contamos con un Albergue Municipal para 40 personas y un camping que cada año ampliamos y mejoramos un poco», cuenta Juan Barrioenuevo, intendente local.

Una fiesta concurrida.

«Desde el municipio trabajamos para sostener una actividad mensual» explica. Cada verano, generalmente entre el 10 y el 15 de enero, se celebra aquí la Fiesta de la Barda. «Son tres noches, aunque este año no pudimos hacerla. En 2020 habíamos sumado casi 30 mil personas» con una edición espectacular que cerraron «Los Palmeras». Durante la primavera se desarrolla la «Doble Salinas» de ciclismo y una competencia pedestre, «Dejá tu huella en la Barda», y durante el último diciembre La Adela fue centro de observación del eclipse solar. «Cumpliendo protocolos y con formato de burbujas, se concentraron unas 400 personas» recuerda. Hay dos parrillas que sirven recomendables asados, un snack bar con cerveza artesanal y ofertas gastronómicas alternativas como Bodega La Trina, Frutos del Colorado o Granja La Llave, ubicadas en la zona frutihortícola, cuyos senderos pueden recorrerse en bicicleta. Porque «La Adela es ideal para realizar actividades al aire libre: cabalgatas, paseos en sulky, caminatas, trekking por las bardas y el monte, travesías en kayaks y hasta jugar a las bochas».

Dos puentes la separan de Río Colorado, con quien conforma una pintoresca comarca. «Estamos proyectando implementar visitas guiadas con algunas empresas, por ejemplo a salinas Anzoátegui y el Salitral Negro donde pueden observarse procesos de cosecha e industrialización de la sal; o Pampa Huili, una firma destinada a la producción de miel y derivados». Además, siguen sumando «puntos panorámicos sobre el valle para observar amaneceres y atardeceres».

Hay varios artesanos en La Adela, que producen artículos con técnicas y materiales diversos: cerámicas, tejidos, madera, vitrofusión. «También contamos con un Centro de Armonización, donde es posible hacer yoga, tai chi, terapias con cuencos, hamacas y contemplación del río y la flora».

Un pueblo que crece

Como factor de progreso, al turismo se suma el Parque Agroindustrial de La Adela (PALA), que ya alberga varias empresas y aumentó la oferta laboral. Fue construido entre 2010 y 2011, sobre un predio de 108 hectáreas, donde se hicieron loteos, caminos y tendieron líneas eléctricas. «Hemos desarrollado hasta ahora unas 40 hectáreas». Desde entonces han llegados firmas de distintos lugares, como Metalshe (de Pedro Luro) y Triaud, dedicada a trabajar con madera. También hay una fábrica de alimentos balanceados, una planta de preesamblados y columnas de homigón y una empresa que realiza instalaciones en la zona rural. «Y pronto llegaría Proinsal a instalarse».

La Adela casi ha duplicado su población en la última década y eso hizo necesaria una inversión en infraestructura urbana. «Hoy estamos avanzando con el sistema de agua y red cloacal y una planta depuradora dos kilómetros río abajo». Empujada por  «la decisión política del entonces gobernador Carlos Verna», la obra fue licitada y adjudicada a IACO Construcciones, con un presupuesto total de casi 200 millones de pesos. «Más de 4 mil vecinos y vecinas serán beneficiarios de estos nuevos servicios» advierte Barrionuevo.

También están terminando una traza alternativa para desviar el tránsito pesado del casco urbano «y ahora queremos intensificar el ritmo habitacional porque hay una demanda muy importante. Mejoramos varias viviendas que presentaban peligrosidad, incluyendo la casa de servicio del centro de salud; queremos acceder al Programa Argentina Construye, a través del IPAV, y ya tenemos 10 unidades adjudicadas del Plan Mi Casa» enumera.

También se está ampliando la red de gas natural y en estos meses «se instalaron nuevos unos 370 metros de línea de baja tensión» para mejorar la red eléctrica. Y con el fin de encauzar los desbordes pluviales proyectan más desagües a cielo abierto.

Pero la obra más esperada «es el nuevo Hospital Nivel 4 que anunció el gobernador» durante la apertura de sesiones: un sueño muy postergado que permitirá realizar cirugías y a nuestros hijas e hijos nacer en La Adela», celebra Barrionuevo, quien hace 56 años tuvo que ir a nacer a Río Colorado. «Desde hace algunas semanas tenemos la maqueta electrónica, pronto se definirá el proyecto y probablemente durante el transcurso del año podremos completar la licitación» se ilusiona. Mientras tanto, ya movieron más de mil metros cúbicos de tierra para limpiar y nivelar un espacio de 2.500 metros cuadrados sobre el acceso, donde estará emplazado.

Desde la vera del Colorado, entre bardas y monte, con sus innumerables atractivos nos convoca La Adela, un pueblo que no cesa de crecer, un oasis de paz y tranquilidad que vale la pena visitar: ideal para pasar vacaciones o hacer una escapada de fin de semana.

Fuente
Diario La Arena
Etiquetas

Notas Relacionadas

Botón volver arriba