Mundo

«Esto tiene que parar»: duro testimonio de los padres de un nene de 12 años que sufría bullying y se quitó la vida

"¿Cómo hay tanto odio en nuestro mundo que permitimos que los niños lastimen a otros niños?", reflexionó el padre del menor en Estados Unidos. "No hay señales, solo palabras hirientes de otros que finalmente robaron nuestro Drayke de este lugar cruel", sostuvo la madre.

«Este es el resultado del bullying, mi chico estaba peleando una batalla de la que ni siquiera yo podía salvarlo». Es el duro testimonio de una mujer tras la muerte de su hijo de 12 años, luego de sufrir bullying en la escuela en Estados Unidos.

Drayke Hardman se quitó la vida tras más de un año de acoso en su colegio, en el estado de Utah.

Sus padres dieron a conocer el caso en redes sociales sus propios padres con el fin de concientizar sobre este peligro.

Según Samie y Andy Hardman, Drake falleció el pasado 10 de febrero en un hospital, luego de ser encontrado en un estado crítico por sus hermanas en su casa.

«Es real, es silencioso y no hay absolutamente nada que puedas hacer como padre para quitar este profundo dolor. No hay señales, solo palabras hirientes de otros que finalmente robaron nuestro Drayke de este lugar cruel», expresó su madre en Instagram.

Y cuestionó: «¿Cómo un niño de 12 años que fue amado ferozmente por todos piensa que la vida es tan difícil que necesita salir de ella?».

«Este chico conocía el amor, todos los días de su vida, él era nuestro mundo, mi mundo, el mundo de su padre, el mundo de sus hermanas… giramos en torno a este chico… Conocer a Drayke era amarlo, tenía un fuego que se encendía por gente, su personalidad ingeniosa y esos ojos azules de bebé conquistaron al mundo», sostuvo la mujer.

Y añadió: «Mi corazón está destrozado, no sé cómo arreglarlo, o si alguna vez lo haré, pero pasaré cada minuto enseñando bondad en memoria de mi amigo favorito. Su propósito aquí era enseñar bondad, mostrar amor y lo hizo absolutamente, tomó a cualquiera como amigo para que tuvieran uno. Una vez que estabas en la tribu de Drayke, estabas allí para siempre».

Por su parte, el padre manifestó: «Cerré los ojos 51 horas después de comenzar la RCP con la esperanza de salvar la vida de mi hijo. Escuchar los gritos de su hermana de 16 años que presenció algo que nadie debería. Esta es mi pesadilla… cada momento que cierro los ojos. Mientras que mi hijo nunca volverá a abrir los ojos en esta vida».

«Me desperté esta mañana más enojado que nunca en mi vida. ¿Me culpo a mí mismo? ¿Culpo a mi dulce niño matón? ¡Culpo al sistema! ¡Culpo al hecho de que estos matones existan! ¿Cómo hay tanto odio en nuestro mundo que permitimos que los niños lastimen a otros niños? Es simple… lo hacemos el uno al otro y ellos aprenden que está bien alimentar su falta de confianza. Creen que los hace geniales», reflexionó Andy.

Y finalizó: «Mi hijo nunca se casará, nunca será padre. Mierda, él nunca tendrá un futuro de ningún tipo. Todo por culpa de un niño cobarde. ¿Por qué este chico merecía tratar a mi hijo como si no fuera humano? Lo que le sucederá a él y a sus cobardes amigos basuras es que se convertirán en defensores del odio. ¿Son los padres? No tengo las respuestas, pero sé que ¡esto tiene que parar ahora!».

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar