NoticiasSalud

¿Con qué frecuencia las personas mayores deben usar protector solar en el verano?

¿Los adultos mayores están expuestos al sol y no sabemos cómo cuidarlos? En personas mayores y niños, la dermis es más sensible, frágil y tierna.

Los adultos mayores requieren de cuidados especiales en verano, asi como los niños, mas allá de contar con una medicación especifica, pañales para adultos, o rutinas si es necesario. También deben tener ciertos cuidados respecto a la exposición solar en esta época del año. Donde en caso de descuidos podrían sufrir secuelas irreversibles en la piel.

La exposición prolongada al sol sin el cuidado adecuado puede ser peligrosa a cualquier edad, pero más aún en los adultos mayores. Y con el tiempo, la piel cambia, y sin protector solar, el daño puede empeorar.

Ahora bien, sabemos que existen productos específicos para el cuidado de la piel en este escenario, como protectores o bloqueadores. pero ¿con qué frecuencia se debe aplicar este producto en el verano? Si tienes personas mayores a tu cargo o estás más preocupado por tu salud, te damos más detalles a considerar. El calor es la invitación perfecta para disfrutar de un día de playa, pileta o un paseo al aire libre, pero si la piel no se protege de los rayos UV, esta puede dañarse gravemente.

La piel cambia con la edad y a medida que envejece pierde sus capas epidérmicas, se encoge y adelgaza notablemente, se seca y pierde su elasticidad y fuerza. A esto hay que sumar los daños causados ​​por la exposición al sol acumulados a lo largo de la vida. Por eso, las personas mayores necesitan un cuidado especial a nivel de la piel.

Protector solar para personas mayores

Las personas mayores o adultos mayores deben utilizar un protector solar factor 50 o más que los proteja de los rayos UVA/UVB. Se debe utilizar cada 2 horas durante el día, 20 minutos antes de la exposición solar y con la piel seca y lavada. Esta rutina prevendrá las quemaduras solares, el envejecimiento de la piel y el cáncer de piel. También es importante señalar que los adultos mayores no deben exponerse al sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, y si lo hacen, deben usar ropa holgada como pijamas, shorts y un sombrero de ala ancha que cubra la cara, el cuello y las orejas. El tiempo máximo que deben estar expuestos a la luz solar es de una a dos horas. No mas que eso.

Para proteger la piel, las personas mayores necesitan cambiar sus hábitos alimenticios. Por ejemplo, lo mejor es comer frutas ricas en antioxidantes como fresas, moras, arándanos, etc. Así como verduras de color amarillo, naranja, rojo y verde como zanahorias, tomates, espinacas o brócoli. La razón es que ambos tienen un alto contenido de betacaroteno, que promueve la producción de melanina, una célula que protege la piel del sol. Además, es fundamental beber mucha agua a lo largo del día para mantener la piel hidratada y evitar la resequedad por el sol.

Que tenemos que hacer en caso de un golpe de calor

Los adultos mayores que sufran quemaduras solares o golpes de calor por la exposición al sol sin protector solar, se deben aplicar compresas de agua fría o hielo envuelto en una toalla en áreas específicas de la piel, como las axilas, la ingle y la frente. También se puede colocar bolsitas de té en los párpados durante 5-10 minutos y beber mucha agua para evitar la deshidratación de la piel. Y siempre acercarse a un centro médico ante cualquier duda.

Respecto a la descamación de la piel después de tomar sol, es necesario hidratarla adecuadamente y protegerla del sol. Y en este sentido hay varios detalles a tener en cuenta que pueden ayudar a reducir notablemente este problema:

  • Refrescar la piel afectada: Si notamos que alguna parte del cuerpo se enrojece y arde al entrar en contacto con la ropa, puede que haya un problema y pronto empezará a descamarse. En primer lugar, se recomienda aplicar una compresa fría en la zona, o aplicar la pulpa del aloe vera. Es importante después de una ducha no frotar con toalla, lo mejor es presionar con ella para eliminar la humedad.

Como vemos, el cuidado de los adultos mayores en verano es similar al cuidado de los mas pequeños, y es que su piel es igual de sensible.

Cuidar a los adultos mayores durante el verano requiere algunas medidas especiales para garantizar su seguridad y comodidad.

Repasando algunos cuidados básicos podemos tener en cuenta los siguientes

Protección contra el sol: Prestar atención a que usen ropa protectora y sombreros cuando estén afuera, y aplíquenles una crema con protección solar con un FPS alto.

Hidratación: Es especialmente importante que los adultos mayores beban suficiente agua para mantenerse hidratados durante el verano. Debemos asegurarnos de que tengan acceso fácil a agua fresca y ofrecérsela con frecuencia.

Evitar el calor excesivo: Debemos planificar actividades al aire libre temprano en la mañana o tarde en la tarde, cuando el sol no es tan intenso. Si es posible, mantenerlos en un lugar fresco y bien ventilado durante las horas más calurosas del día.

Alimentos frescos: Durante el verano, es importante consumir alimentos frescos y ligeros para mantenerse hidratados y evitar problemas gastrointestinales. Agregar a su dieta frutas y verduras frescas.

Revisas su medicación: Muchas medicaciones pueden tener efectos secundarios relacionados con el calor, como deshidratación o problemas de presión arterial. Por ello es fundamental estar al tanto de cualquier riesgo relacionado con su medicación y de cualquier cambio en las dosis recomendadas debido al calor.

Para finalizar es recomendable proporcionarles un ambiente tranquilo y seguro y estar en constante vigilancia. Es importante también mantener una comunicación abierta con ellos para saber como se sienten y si necesitan algo especifico.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba