Economía

Cómo aumentar las ganancias con el sector inmobiliario sin mucha inversión

Aunque muchas personas creen que invertir en el sector inmobiliario requiere de un fuerte respaldo económico, la realidad es que esto no es cierto, ya que estas actividades permiten entrar en un sector interesante con una inversión inferior a lo que uno puede creer.

Invertir en el sector inmobiliario puede sonar a grandes inversiones económicas y una gran infraestructura. Sin embargo, no siempre es así. Claramente si la intención del inversor es adquirir propiedades para luego venderlas a un mayor precio, se necesitará un fondo económico inicial de gran envergadura, aunque también existen otras actividades donde el dinero no es un inconveniente.

Grandes ejemplos del sector podemos encontrar en nuestra ciudad, en el país o incluso excelentes empresas en otros países como Don House en México, claro ejemplo de inversión inmobiliaria.

Consultando a especialistas, sobre cual es la forma para inmiscuirse en el sector inmobiliario con una pequeña inversión, explicaron que todo gira en torno a tres puntos fundamentales, como lo son la intermediación, el asesoramiento o la negociación. Aunque estas son actividades distintas, todas ellas se complementan, y pueden impulsar el crecimiento de un negocio inmobiliario con recursos limitados en un comienzo.

Respecto a esto planteamos algunas sugerencias para cualquier emprendedor que quiera sumergirse en este mundo.

Intermediario: Contactar a vendedores y compradores entre si a cambio de una pequeña comisión, es otra de las maneras mas comunes, respecto al mundo inmobiliario, y aquí no se requiere de una gran inversión. Se puede tener un listado de las casas en venta, y para ello solo es necesario conocer detalladamente el mercado, las mejores localizaciones y las propiedades que mejor puedan financiarse.

El valor del inmueble: Suele suceder que el mercado inmobiliario, esta lleno de publicidad de departamentos, viviendas sin refaccionar, con poca información y pocos servicios. Aquí uno de los puntos en que podemos crecer, generando o desarrollando los elementos que pueden aumentar de forma relevante el valor de este inmueble.

Esto refiere por ejemplo, a vender una propiedad con la financiación ya conseguida para la persona que lo va a adquirir, alquilar el inmueble con un detalle minucioso del mismo para el inquilino, dar una tasación oficial del inmueble en venta, agregarle un certificado de eficiencia de la energía, anexarle un estudio de mercado. Claramente todos estos pequeños factores, hacen que el valor de la propiedad aumente.

Gestión de patrimonio: Otra de las formas para emprender en el mundo inmobiliario es gestionar el patrimonio de los que sí cuentan con recursos. Esto quiere decir, que nuestra función será encargarse de los contratos de alquiler, dedicarse a la administración de casas, a la relación con quienes serán los inquilinos, la conservación de las propiedades, entre muchas otras funciones, a modo de desligar al propietario original de todas estas actividades. A modo de gestor a cambio de una tarifa.

En este punto llegamos entonces a la conclusión de que podremos sumergirnos en el mundo inmobiliario, sin grandes inversiones económicas, solo con el deseo de emprender en un mundo que crece exponencialmente cada año, y en la actualidad potenciado por la pandemia.

Etiquetas

Notas Relacionadas

Botón volver arriba