Tendencia

Científicos sostienen que el uso de tinturas y alisados generaría un mayor riesgo de contraer cáncer

Apuntan a ciertos componentes potencialmente cancerígenos de estos productos. Expertos argentinos piden tener cautela con la coloración, pero reconocen el peligro de los alisadores químicos.

Científicos de un centro de investigación dependiente del Instituto Nacional de Salud (NIH) de los Estados Unidos descubrieron que las mujeres que usan tinturas permanentes para el cabello y alisadores químicos tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer de mama que quienes no usan estos productos.

El estudio se publicó este miércoles en el International Journal of Cancer y fue realizado con información de 46.709 mujeres de entre 35 y 74 años. Cada una de ellas informó el uso de tinturas y alisadores en los últimos 12 meses.

Los investigadores del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental (NIEHS) de Estados Unidos -que forma parte del NIH- encontraron que quienes usaron tintura permanente para el pelo en forma regular tuvieron un 9% más de probabilidad de desarrollar cáncer de mama que aquellas mujeres que no lo usaron.

El estudio indica que “muchos productos para el cabello contienen disruptores endocrinos y carcinógenos potencialmente relevantes para el cáncer de mama”. Y aclara que “los productos utilizados predominantemente por mujeres negras pueden contener más compuestos hormonalmente activos”.

En concreto, entre las afroamericanas, el uso de tinturas permanentes cada 5 u 8 semanas o más se asoció con un riesgo 60% mayor de cáncer de mama comparado con aquellas que no usan estos productos. El equipo de investigación encontró poco o ningún aumento en el riesgo de cáncer de mama por el uso de colorantes semipermanentes o temporales.

“Los científicos han estudiado el posible vínculo entre la tintura del cabello y el cáncer durante mucho tiempo, pero los resultados fueron inconsistentes”, dijo Alexandra White, autora del estudio y directora del Grupo de Epidemiología del Medio Ambiente y Cáncer del NIEHS.

“En nuestro estudio, vemos un mayor riesgo de cáncer de mama asociado con el uso de tinturas para el cabello, y el efecto es más fuerte en las mujeres afroamericanas, particularmente en aquellas que son usuarias frecuentes”, agregó.

Respecto a los alisados, la polémica ya tiene larga data. En 2011, el gobierno de Estados Unidos emitió una advertencia sobre el formaldehído (formol), que es carcinógeno y se encuentra en alisadores de cabello.
Ahora, los investigadores encontraron que quienes usaron alisadores al menos cada 5 a 8 semanas tuvieron alrededor de un 30% más de posibilidad de desarrollar cáncer de mama. La asociación (entre el uso de alisados y cáncer de mama) fue similar entre las mujeres afroamericanas y las blancas. Y si lo usaban con más frecuencia, el riesgo aumentaba en forma significativa.

“Observamos un mayor riesgo de cáncer de mama asociado con cualquier uso de alisadores y uso personal de tintura permanente, especialmente entre las mujeres negras. Estos resultados sugieren que los químicos en los productos para el cabello pueden desempeñar un papel en la carcinogénesis mamaria”, resume el informe.

El coautor de la investigación, Dale Sandler, jefe de Epidemiología del NIEHS, advirtió que, aunque existe alguna evidencia previa que respalde la asociación con los alisadores químicos, estos resultados deberán replicarse en otros estudios.

Ante la consulta de si las mujeres tendrían que dejar de teñir o alisar su pelo, Sandler respondió: “Estamos expuestos a muchas cosas que podrían contribuir al cáncer de mama y es poco probable que cada factor singular explique un riesgo para las mujeres. Si bien es demasiado pronto para hacer una recomendación firme, evitar estos químicos podría ser algo más que las mujeres podrían hacer para reducir su riesgo de cáncer de mama”.

Consultado por Clarín, el doctor José Lastiri, presidente de la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC), marcó fuertes diferencias entre las tinturas y los alisados. “Son dos temas que hay que separar”, indicó.

Respecto a las tinturas, pidió “ser cautos” con la información. Comentó que hace mucho tiempo que se investigan y que hubo información a favor y otra información en contra.

“Se decía inicialmente que lo más riesgoso era el mecanismo de decoloración. No se le atribuía tanto el temor al pigmento, sino a los decolorantes que se usaban para después pigmentar”, comentó. Sin embargo, pidió “ser cautelosos”, porque “no hay tanta evidencia científica”.

En cuanto a los alisados, el oncólogo fue contundente. Dijo “no tener dudas” de que usan sustancias tóxicas “que perfectamente podrían ser cancerígenas”.

“Se usan derivados de formol, que ya se sabe que tienen toxicidad”, explicó Lastiri y remarcó que el problema “tiene que ver mucho con los tiempos de exposición, si vos te exponés permanentemente”. Por eso, el estudio estadounidense pone el foco en las afroamericanas, quienes -por su tipo de pelo- se lo realizan con más frecuencia.

“Los que están expuestos a derivados del formol se someten a toxicidades severas que pueden traer daños en la médula ósea, daño en la sangre. E incluso se sabe que puede traer cáncer”, siguió el experto y recordó que “algunos alisados están prohibidos, porque usan formol”.

Al evaluar el alcance del estudio norteamericano, Lastiri opinó que “no lo ignoraría” porque “es un trabajo con 40.000 personas, no se puede negar su poder”. De todos modos, insiste en tomarlo con cautela y remarca la importancia de que no sea algo aislado sino que haya otro trabajo que demuestre lo mismo. “Hay que seguir escuchando a ver si aparece algo nuevo al respecto, que termine confirmando esto”, concluyó.

Actualización diaria de los casos activos en la comarca del río Colorado
Botón volver arriba
Cerrar