NoticiasSalud

Qué dicen los dibujos que hacen los chicos: cómo identificar un problema

Los datos que obtenemos a través del dibujo infantil nos pueden ayudar a descubrir la existencia de problemas que puede llegar a estar transitando ese niño.

Por María Laura Lezaeta – Una de las actividades que más disfrutan hacer los chicos es dibujar, ya que es a través del mismo donde pueden expresar sus ideas y desplegar toda su imaginación y creatividad. Pero no solo tiene fines de entretenimiento, sino que también el dibujo, sobre todo en la niñez, representa el modo natural que tienen los niños de expresar sus sentimientos, deseos, vivencias y canalizar sus emociones. En ese sentido, se podría decir que los dibujos son una herramienta muy valiosa para conocer el mundo interior de los chicos, ya que a través de estos reflejan las situaciones que viven y la relación que mantienen con las personas de su entorno.

Seguramente, en alguna ocasión, nos hemos encontrado haciéndonos la pregunta ¿Qué “significado” tendrá el dibujo que me regaló o que me compartió mi hijo/a? o teniendo inquietudes respecto a qué prestarle “atención” a sus dibujos. También, en algunas ocasiones tendemos a analizar lo que dibujan queriendo sacar “conclusiones” o arribar a “hipotesis” de lo que ese niño quiso transmitir con ese dibujo, pero la realidad es que es importante tener presente que solo un profesional del área de la salud mental, un psicólogo/a, es la persona idónea y capacitada para analizar e interpretar un dibujo infantil, teniendo siempre en cuenta que el mismo no se debe analizar nunca de manera aislada, sino atendiendo y contemplando distintos factores (uno de ellos el contexto en el cual convive el niño), para hacer un análisis adecuado.

Y si bien solo un profesional de la salud mental puede abocarse en temas de análisis e interpretación, existen indicadores a los que tenemos que estar atentos, ya que el dibujo infantil es un indicativo del nivel no solo emocional, sino también cognitivo y motriz del desarrollo de todo niño. Dos de estos indicadores son:

La forma en la que realizan sus trazos sobre el papel: el dibujo infantil comprende diferentes estadios, de acuerdo a la etapa evolutiva en la cual se encuentra ese niño. A medida que van creciendo, la producción del dibujo infantil va evolucionando y complejizando. Saber qué es lo esperable para cada estadio evolutivo, nos permitirá conocer si nuestro hijo/a puede estar presentando dificultades en el área motriz por ejemplo.

El contenido de los dibujos: si están por ejemplo relacionados con temáticas de violencia y si esto se da de manera recurrente en sus producciones artísticas. Cabe mencionar que el contenido en sí no debe analizarse por sí solo y de manera aislada. Es importante observar también si el niño presenta cambios a nivel conductual y en su estado anímico, así como también evaluar el contexto actual por el cual está atravesando.

Es importante que como adultos acompañemos los dibujos que nos comparten nuestros hijos/as, no desde una mirada interpretativa, sino desde la comunicación y el diálogo: preguntándoles a ellos, como se sienten; como estuvo su día, si hay alguna situación que les preocupa o los angustia, para poder comprender y ahondar en cómo se sienten y no “limitarnos” a querer vislumbrar su estado emocional solo por un dibujo.

Teniendo en cuenta entonces que el dibujo infantil es uno de los recursos más valiosos para poder comprender qué les pasa y cómo se sienten los niños, es importante en vez de centrarnos en sacar conclusiones interpretativas, ocuparnos en habilitar el diálogo sin ningún tipo de prejuicio: hablemos con ellos cuando estén dibujando, preguntemosles que están haciendo, a quién están representando y por qué, sin emitir juicios de valor. De esta forma, ellos podrán sentir la confianza y seguridad para poder contar si algo les sucede.

Debemos tener presente que los datos que obtenemos a través del dibujo infantil nos pueden ayudar a descubrir la existencia de problemas que puede llegar a estar transitando ese niño, pero no podemos conocer en profundidad sobre el contenido de los mismos. Por esa razón, se aconseja mucha prudencia en la observación de éstos y siempre ante la duda, si además de los dibujos hay otra sintomatología, acudir siempre a un profesional de la salud.

Cada niño es diferente por eso es tan importante atender su singularidad porque aunque se encuentre en la misma etapa evolutiva que el resto, tiene vivencias propias, un entorno familiar específico, etc. Por esta razón, la lectura que hagamos de los dibujos infantiles no se puede realizar al margen de una serie de aspectos importantes que son todos aquellos referidos a la vida de ese niño.

Psicóloga infantil, y co-fundadora de JUEGOlogía, donde desde hace varios años equipan a profesionales de la salud y padres con herramientas lúdicas y terapéuticas para trabajar diferentes áreas cognitivas, emocionales y sociales en niños

Fuente
Ambito.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar