Locales

Mensaje del Intendente de La Adela Federico Moro

Hoy me dirijo a ustedes no solo como su intendente sino también como un miembro más de esta comunidad que ama profundamente nuestro pueblo.

Lo que voy a compartir con ustedes no es solo una actualización de nuestra situación financiera, sino una llamada a la conciencia de aquellos que, con sus acciones, ponenen jaque el futuro de La Adela.

El 10 de diciembre, día que asumí la intendencia, fui testigo de una decisión impulsada por la anterior administración de Juan Barrionuevo, actual diputado provincial, que provocó un desbalance fiscal sin precedentes.

La incorporación a planta permanente de 49 personas, con ascensos que desafían cualquier lógica administrativa – saltos de la categoría 14 a la 6 – fue una maniobra irresponsable que ahora amenaza con desestabilizar nuestras finanzas, ya que provocó un aumento significativo en la masa salarial del municipio. Además, de manera descarada incluyeron funcionarios políticos en la planta permanente.

Es crucial reconocer que muchos de estos trabajadores estuvieron contratados en condiciones precarias durante más de 16 años. Y no podemos ignorar el hecho de que este cambio en su situación laboral se produce justo antes de un cambio de administración, una maniobra que parece tener la intención de causar un daño económico deliberado a nuestra querida La Adela.

Una maniobra avalada por los concejales del Partido Justicialista Anabella Pintos, Carlos Pereira y Silvio Altamirano, que, a pesar de la evidente falta de prudencia fiscal, dieron su voto a favor de este desastre administrativo.

Este hecho suscitado en agosto durante una sesión ordinaria no solo desequilibró nuestras arcas, sino que también representó un acto de irresponsabilidad sin precedentes. Como advertí en ese momento, tendría consecuencias catastróficas. Y, lamentablemente, no me equivoqué.

Hoy, me veo en la obligación de informarles que esta decisión resultó en un desastre económico predicho.

Al ingresar nos encontramos con una cuenta bancaria con un saldo de 4 millones de pesos, pero con una boleta de luz de 3.800.000 pesos y otros gastos por un total de 6 millones, por lo que el saldo real de cómo recibimos la municipalidad es de 2 millones en contra, o sea saldo negativo.

Pero eso no es todo. Al asumir el cargo, nos encontramos con una falta de responsabilidad administrativa atroz.

Áreas sin inventarios presentados, y peor aún, la ausencia de bienes esenciales que deberían estar al servicio de la comunidad. Cámara fotográfica NIKON D5200, mochila, cámara filmadora, pendrive y memoria externa, inventario firmado como entregado por la responsable del área correspondiente, a quien se le envió una Carta Documento intimando a restituir los elementos nombrados.

Además, el campo de jineteada tiene un faltante de alrededor de 3 millones de pesos que a continuación describo: 60 metros de alambrado , 80 varillones de madera, un cuarto de rollo de alambre manea, un cuarto de rollo de alambre de rienda, 35 torniquetas, entre otros elementos que fueron denunciados ante el Juzgado de Falta.

Esto no es solo un asunto de finanzas, sino de ética y responsabilidad cívica.

Nuestra situación se agrava debido al ajuste nacional que recae sobre las provincias y municipalidades.

La falta de fondos nos forzó a solicitar un adelanto de coparticipación de diez millones para enfrentar los sueldos venideros. Por lo que no se pudieron renovar los contratos de ocho personas, de las cuales dos pertenecían a la planta política —encargado del mantenimiento del predio de deportes y pileta municipal, y encargado de Suministros y Compras Generales—, dado el estado de emergencia financiera que enfrentamos.

El parque automotor que debería servir a nuestra comunidad está en un estado lamentable, como lo podrán ver en el video que hemos preparado. —PROYECCIÓN DEL VIDEO—

Este es el legado tangible de la anterior gestión: vehículos inutilizables y una reparación del parque automotor que asciende a 70 millones de pesos, un costo que, en nuestra situación actual, es insostenible.

Además, nos vemos en la penosa obligación de posponer la Fiesta Provincial de La Barda. Es inaceptable que, debido a la imprudencia de unos pocos, se vea comprometida una tradición que nos une y nos identifica.

Tomaremos las medidas necesarias para investigar y corregir cada irregularidad encontrada.

Hoy les pido su confianza y apoyo. Juntos, restableceremos el orden, la transparencia y la responsabilidad que La Adela merece.

Gracias por su atención y su inquebrantable compromiso con nuestra comunidad.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba