Femicidio de Magalí Ojeda: Un expediente sin detenidos

El cuerpo de Magalí Ojeda apareció en un descampado de Coronda, en la provincia de Santa Fe y su femicidio se investiga en un expediente que ya tiene nueve cuerpos, incluyó 15 allanamientos, escuchas telefónicas e indicios de situación de trata para explotación sexual, pero que hasta ahora, está impune

Ni Una Menos y la ONG Casa de la Mujer de Coronda vienen reclamando que se avance en la investigación.

“Somos un grupo de compañeres que tenemos una batalla difícil: el pedido de justicia por Magalí, para que no sea una invisible más, para que la justicia patriarcal se termine, para que les adolescentes como ella no sean un número”, dijo a la agencia nacional de noticias Télam Sonia Grossi Alzugaray, de la Casa de la Mujer.

El cuerpo de la adolescente apareció el 26 de agosto de 2018 en las afueras de la ciudad de cerca de 18.000 habitantes, ubicada a 47 kilómetros de la capital santafesina.

“La causa está caratulada, provisoriamente, como femicidio, aunque aún no sabemos si la mataron por su condición de mujer. El expediente tiene nueve cuerpos, se hicieron 15 allanamientos, hay 60 CDs con escuchas telefónicas y se hicieron entrevistas, pero aún no tenemos al o los sospechosos”, detalló a Télam Marcelo Nessier, fiscal adjunto del Ministerio Público de la Acusación, que tiene a su cargo la investigación.

El fiscal contó que “una de las líneas de investigación la lleva adelante la Agencia de Investigación sobre Trata de Personas” de la provincia y otra “tiene que ver con confirmar si ella estaba en situación de prostitución”.

“Lo que sabemos es que ingresaba a la cárcel de Coronda a visitar presos. Ahí se abrió una investigación que terminó con un nuevo reglamento para el Servicio Penitenciario que prohíbe el ingreso de menores de edad al lugar, salvo que acredite vínculo con el detenido”, explicó.

“Había un entorno relacionado con prostitución y narcóticos cercano a Magalí. Esas personas guardan silencio, no dicen nada, no aportan nada”, aseveró Nessier.

Ruben Ojeda, papá de Magalí “tuvo apoyo legal del Centro de Asistencia Jurídica, pero decidió buscar otro abogado”, añadió el fiscal.

Se trata de Juan Fossa, que en diálogo con esta agencia señaló que en diciembre los contrató el padre de la víctima, así que se está familiarizando con el expediente, que “ya tiene nueve cuerpos”.

Mariela Ibañez fue maestra de Magalí, a quien recordó como “una niña que, a raíz de problemas familiares, tenía sus altibajos emocionales, pero siempre fue una buena alumna, siempre estaba impecable”.

Ibañez es una de las referentes de Ni Una Menos Coronda, donde tienen “un arduo trabajo por la no violencia” y acompañan al papá de Magalí desde el principio.

Para Grossi Alzugaray, “es muy difícil desde una ciudad pequeña hacer visible lo que ocurre, entonces recurrimos a los medios de comunicación para sumar fuerzas y arremeter contra los prejuicios”.

La Casa de la Mujer nació en 2000 y hoy trabaja con talleres en la organización y en territorio. “Antes teníamos un formato de alojamiento-hogar.

Mercedes Sosa fue nuestra madrina y desde hace cinco años el padrino de la institución es Franklin Rawson, papá de Ángeles”, víctima de femicidio en 2013, por cuyo crimen fue condenado el portero Jorge Néstor Mangeri.

En 2018, año en que fue asesinada la joven, hubo 278 femicidios en Argentina, de los cuales 13 fueron de adolescentes de entre 13 y 17 años, según el informe de la Corte Suprema de Justicia.

Actualización diaria de los casos activos en la comarca del río Colorado
Botón volver arriba
Cerrar