Economía

Derrumbe en la venta de alimentos y bebidas: cuánto cayó en el año y el dato que preocupa a empresas

En medio de una profunda recesión y una escalada de precios que parece no detenerse, el sector de alimentos y bebidas está experimentando una caída alarmante en sus ventas. Según informes privados, las ventas en estos rubros han disminuido en un preocupante 23%, reflejando el severo impacto de la crisis económica actual.

Uno de los segmentos más afectados es el de las bebidas. Las gaseosas y el agua mineral han visto incrementos significativos en sus precios, lo que ha llevado a una considerable disminución en sus ventas. Este panorama inquieta al sector empresarial, ya que muestra que el poder adquisitivo de los consumidores sigue en declive mes a mes, sin señales de recuperación a corto plazo.

Un informe realizado por la consultora Nextbyn, que abarcó datos de más de 1.500 distribuidoras, reveló caídas generalizadas en casi todos los rubros de alimentos y bebidas. Entre enero y abril, las gaseosas de primeras marcas experimentaron una caída del 21% en su facturación, mientras que las segundas marcas sufrieron un retroceso del 23%. La situación no es mejor en el segmento de las cervezas, que también ha visto una significativa disminución en sus ventas. En cuanto al vino, se registró una baja del 10% en las ventas, un dato corroborado por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), que verificó una caída del 6,3% en el consumo respecto al año anterior.

Especialistas en consumo han detectado cambios en los hábitos de los compradores. Cada vez más personas buscan promociones y ofertas para poder sobrellevar la situación económica, y el volumen de compra en cada visita al supermercado es cada vez más reducido. Esto indica que los consumidores están ajustando sus gastos a un presupuesto cada vez más limitado.

Además de la contracción en las ventas, también se ha observado un cambio en los métodos de pago. Hay una marcada reducción en el uso de efectivo y un crecimiento en los pagos con billeteras virtuales y tarjetas de crédito, reflejando una adaptación a las nuevas modalidades de consumo y la búsqueda de mayores facilidades de pago.

La caída en las ventas no se limita a las tiendas físicas. Las ventas online también han sufrido una disminución, lo que muestra que la crisis económica está afectando a todos los canales de distribución por igual. Las empresas del sector están enfrentando un escenario complejo, donde la disminución de las ventas y la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores se convierten en los principales desafíos a superar.

En resumen, el sector de alimentos y bebidas está atravesando uno de sus peores momentos en años. La caída del 23% en las ventas es un reflejo claro del impacto de la recesión y la escalada de precios en la economía argentina. Las empresas deben adaptarse a un mercado en constante cambio, donde los consumidores buscan maximizar su poder de compra en un contexto de creciente incertidumbre económica.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba