SaludÚltimas Noticias

Cuánto debe durar la siesta para mejorar el estado de ánimo

La siesta, esa práctica ancestral tan arraigada en diversas culturas alrededor del mundo, emerge como un poderoso aliado para mejorar la salud física y mental de las personas. Más allá de ser un simple descanso, la siesta se posiciona como una herramienta eficaz contra el estrés y como protectora del corazón, según revelan estudios recientes.

En Argentina, la costumbre de la siesta está profundamente enraizada, especialmente en provincias del norte y en zonas rurales. Tradicionalmente, este breve periodo de descanso se sitúa entre las 13 y las 16 horas, adaptándose según los ritmos de vida individuales y el contexto laboral o educativo de cada persona.

Pero, ¿cuáles son los beneficios concretos de dormir la siesta? Desde el punto de vista de la salud cardiovascular, la siesta contribuye a reducir la presión arterial y aliviar el estrés, dos factores fundamentales en la prevención de enfermedades del corazón, según indica la Fundación Española del Corazón. Además, la siesta favorece el aprendizaje, la concentración y mejora el estado de ánimo, gracias a la liberación de serotonina, neurotransmisor asociado a la felicidad y el bienestar emocional.

En términos cognitivos, la siesta también juega un papel crucial en la preservación de la salud cerebral, especialmente en etapas avanzadas de la vida. Investigaciones recientes sugieren que las siestas diurnas están relacionadas con un mayor volumen cerebral total, ofreciendo así una posible protección contra la neurodegeneración.

¿Cuánto tiempo debe durar la siesta ideal? Según un estudio de la NASA y la Junta de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos, una siesta de 26 minutos puede aumentar el rendimiento en un 34% y el estado de alerta en un 54%. La Fundación del Sueño de los Estados Unidos recomienda una duración de 20 a 30 minutos para los adultos, permitiendo un sueño ligero que mejore el estado de alerta sin adentrarse en un sueño profundo.

Para aprovechar al máximo la siesta, es importante considerar algunos consejos prácticos. El momento ideal para tomarla es justo después del almuerzo, entre las 13 y las 17 horas, evitando siestas tardías que puedan afectar el sueño nocturno. Además, es fundamental elegir un lugar tranquilo y cómodo, con poca exposición a la luz directa y una temperatura agradable.

Establecer una alarma para despertar después de 20-30 minutos y mantener un horario regular para las siestas son hábitos que pueden mejorar la calidad del descanso y contribuir al bienestar general. En definitiva, la siesta no solo es un placer cultural, sino una práctica beneficiosa para la salud física y mental de las personas.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba