InternacionalesNacionalesPoliciales

Caso Sofía Herrera: Búsqueda Internacional

Interpol dio inicio a la búsqueda internacional del paradero de Dagoberto Díaz Águila, conocido también con el apodo «espanta la virgen». A 12 años de la desaparición de la niña, existen elementos en la causa que hacen que la Justicia busque al sujeto como posible secuestrador de Sofía.

La Justicia de Tierra del Fuego pidió a Interpol la captura internacional de José Dagoberto Díaz Aguila, apodado “Espanta la Virgen”, un jornalero de nacionalidad chilena nacido en Castro, zona de Chiloé, con DNI argentino y de 51 años de edad: se lo vincula a la desaparición de Sofía Hererra, ocurrida en Tierra del Fuego en septiembre de 2008.

La orden fue dictada este viernes por el títular del Juzgado de Instrucción N°1 de Río Grande, Daniel Césari Hernández, que lleva adelante la investigación y dos meses atrás había ordenado la actualización del perfil forense del rostro de la menor. La foto será dada a conocer el 28 de septiembre, día en que se cumplirán 12 años de la última vez que la vieron en un camping situado al sur de la ciudad.
La pista de “Espanta la Virgen” es la que sigue el juez desde diciembre de 2018, cuando ordenó un megaoperativo por zonas rurales en busca del mismo sujeto, de 51 años, que ahora podría estar residiendo en las afueras de la ciudad chilena de Punta Arenas.

Díaz Aguila logró un DNI argentino y tuvo empleos en blanco en dos empresas de construcción fueguinas entre 2012 y 2016: su información que consta en la AFIP revela un domicilio fijado en Río Grande. Incluso registra una pequeña deuda de cinco mil pesos con una empresa de microcrédito.

La Justicia llegó a la imputación de Díaz Aguila por dos caminos distintos: el testimonio brindado por un suboficial de la policía de la provincia que participó de las primeras tareas de búsqueda de Sofía, en 2008, y por la descripción que brindó uno de los niños que estaba en el camping John Goodall (a 60 kilómetros al sur de Río Grande) donde desapareció la niña fueguina durante un día de campo junto a su familia.

El policía declaró haber mantenido contacto personal con el sospechoso, quien le aseguró “saber dónde está Sofía”, aunque el dato no fue tenido en cuenta por las autoridades, y recién cuando Césari Hernández se hizo cargo del expediente (en 2017) volvió a ser llamado y su testimonio fue valorado de otro modo.

En cuanto al niño de seis años, declaró haber visto en el lugar de la desaparición de Sofía a una persona que describió, y con ello se elaboró un identikit.

El mismo testigo, que ahora tiene 18 años, fue citado nuevamente por el juez y ratificó la versión, explicaron fuentes judiciales.

Los voceros precisaron que, después de la desaparición de Sofía, “Espanta la Virgen” estuvo vinculado a varios hechos delictivos en Río Grande, incluyendo un intento de asesinato por el que nunca pudo ser indagado porque no volvió a saberse de él; se cree que se habría refugiado en zonas rurales, incluso pasando a Chile por pasos no habilitados.

Su circular roja actual de Interpol muestra, precisamente, la búsqueda por esa tentativa de homicidio, en donde apuñaló a un hombre, un hecho que data de fines de 2016, ocho años después de la desaparición de Sofía: la víctima era un vecino de la pensión donde vivía.

Un juez ordenó que se lo interne en el área de salud mental del hospital de Río Grande, ya que se sospechaba que podría ser inimputable. Cómo eludió a la Justicia y se convirtió en un prófugo es una incógnita. (ADN Sur)

Botón volver arriba
Cerrar