NoticiasTecnología

«Al hater, ni cabida», una campaña contra los discursos de odio en redes sociales

Buscan visibilizar el aumento e impacto de los ataques online contra adolescentes en particular y dar herramientas para frenarlos o lidiar con ellos.

“Seguro sos planero”. “Si adelgazás, la rompés”. “Volvete a tu país”. “Sos linda de cara, pero de cuerpo…”. Por color de piel, rasgos, contextura física, nacionalidad, orientación sexual y otros aspectos que hacen a la identidad de una persona, gran cantidad de adolescentes son blanco de discursos de odio en redes sociales (y en otros ámbitos, también). Para intentar frenar su difusión y dar herramientas que empoderen a chicos y chicas, se lanzó esta semana la campaña #AlHaterNiCabida

La iniciativa es impulsada por Unicef, en acuerdo con Telefé, y está respaldada por artistas y deportistas, como Lali Espósito, Benjamín Vicuña, Rocío Gómez, Natalia Oreiro y Angel Di María. Además, cuenta con el apoyo de jóvenes activistas que vienen alertando sobre la circulación y crecimiento de los mensajes de odio y sobre cómo afectan directamente en la salud física y mental de quienes los reciben. En un contexto en que a nivel global se viene alertando sobre el aumento de las crisis de salud mental en la población adolescente.

“En pandemia aumentó mucho la conexión de toda la población, también de chicos y chicas. Tenemos plataformas que nos permiten hacer consultas en el momento y a través de sondeos durante la pandemia uno de los temas que más sale es la exposición en redes a situaciones de maltrato. Entre ellas, el ‘hating’, los discursos de odio. Es una preocupación continua entre chicos y chicas y nos pareció que había que generar una campaña para alertar y dar herramientas”, dice a Tiempo Natalia Calisti, especialista en Comunicación de Unicef Argentina.

“Cada plataforma tiene diferentes dispositivos para bloquear, denunciar, silenciar. Es importante que los chicos y chicas los conozcan y puedan activar. Y que puedan abrir la conversación. Lo que ocurre en el mundo digital también ocurre en el mundo no digital. Pero en el digital es más rápido, más potente, está la cuestión del anonimato, la viralización. Por fuera de las redes hay un amigo, amiga, maestro, maestra, papá, mamá, hay una red de vínculos que si está atenta y puede detectar estas situaciones, puede contener y acompañar”, plantea Calisti. Y remarca que quienes son blancos de estos comentarios “la pasan muy mal. Postean contenidos que quieren compartir y encuentran una respuesta muy agresiva. O deciden no publicarlos por miedo. En una edad de crecimiento y autovalidación donde la mirada de terceros tiene una impronta muy fuerte”.

Según un reciente sondeo realizado por Unicef, el 13% de las y los adolescentes dijo haber experimentado situaciones de violencia o haber estado expuesto a publicaciones violentas en redes sociales o en internet. De acuerdo con el informe sectorial de Educación de la 5ta encuesta sobre el impacto de COVID-19 en niños, niñas y adolescentes, publicado en febrero de este año, existe en las redes un aumento sostenido de los casos de ciberbullying y discriminación por diferentes motivos desde julio de 2020.

En tanto, en una consulta realizada a jóvenes en 2021, 9 de cada 10 respondió haber sido testigo de un ataque hacia una persona o grupo en redes sociales y 3 de 10 reconoció haber tenido alguna actitud de odio por haber publicado, respondido o amplificado contenidos. Las y los adolescentes son los más afectados por estos discursos. Sin embargo, sólo el 26% conoce alguna herramienta para lidiar con ‘haters’.

“Convocamos a pibes y pibas activistas, de distintos colectivos. Que pasaron por situaciones de ‘hateo’ y están empoderados para hablarles a otros pibes. Les hablan a sus pares y les dan consejos de qué hacer si pasan por esto, qué herramientas tienen”, destaca Calisti sobre el rol en la campaña de Florencia Cambareri, activista por la discapacidad y la inclusión; Alex Llamazares, activista para la visibilización de la violencia de género hacia las mujeres y las diversidades; Candela Yatche, fundadora de Bellamente, una organización que trabaja promoviendo la aceptación social de la diversidad corporal, sexual y de género; Nicolás Osorio Cruza, de la organización Identidad Marrón, un colectivo antidiscriminación que trabaja para cambiar discursos racistas, y Camila Debiasi, artista y gamer que promueve la participación de chicas en los juegos online.

Ellos y ellas protagonizaron spots de la campaña para visibilizar el circuito del ‘hateo’ y “concientizar sobre la importancia de romper, entre todas y todos, las barreras que impiden a las chicas y los chicos mostrarse como son”. Calisti señaló que “es una convocatoria a toda la sociedad para conocer, saber que esto está ocurriendo. Los chicos y chicas, los más jóvenes, son nativos digitales y conviven en ese mundo mucho más que las personas adultas, que hacen otro uso de Internet. Los padres tal vez desconocen mucho de esto. Por eso, primero, hay que saber que está ocurriendo. Cada uno desde su lugar puede involucrarse, saber en qué redes están, conocerlas. Sin conocerlas es difícil acompañar y saber qué recursos da para protegerse. Estar atentos a qué les pasa en esos espacios a chicos y chicas. Perderle el miedo a lo digital y poder acompañar. Si en la escuela hay un compañero que lo acosa, tenés algo para aportar. En redes, también”.

Fuente
Tiempo Argentino / UNICEF

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar